{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Premià de Dalt

Un pueblo tranquilo con sabor a mar

Compartir

Pocas localidades hay tan agradables como esta villa del Maresme encaramada en la montaña pero que vive de cara al Mediterráneo. La antigua Primiliari fue fundada en el siglo V a.C, cuando esta tierra estaba habitada por la tribu de los layetanos.

La capilla más antigua del término es la dedicada a Santa Anna, mencionada por primera vez en el año 987 y en la que se encuentran varias tumbas tardo-romanas. Y en el centro de la población se erige la iglesia de Sant Pere, de estilo gótico, alrededor de la que se abren callejuelas, la avenida arbolada de la Riera, plazoletas y agradables rincones. Muy cerca de la población está el santuario de la Mare de Déu de la Cisa, del s. XVIII, referente espiritual y también destino de excursionistas.

Contacto