Ricote

Un espejismo a orillas del Segura

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

No, Ricote no es un espejismo aunque a simple vista lo parezca. Este municipio murciano es como un vergel verde que, abrupto, surge en medio de sierras áridas y agrestes en las que reina el matorral, el romero y el pino. Sin embargo, el río Segura, providencial siempre, se encargó de bañar estas tierras y convertirlas en un paraíso agrícola desde la dominación árabe. La agricultura sigue siendo hoy el corazón económico de este municipio en el que la cultura musulmana dejó una huella perenne. No en vano, los moriscos de esta localidad fueron los últimos en ser expulsados de España, ya en la última oleada de 1613. Las calles medievales de Ricote, retorcidas y pequeñucas, nos abrirán paso hasta la Iglesia de San Sebastián, que custodia un maravilloso órgano restaurado, y hasta el Palacio de los Llamas, puro barroco murciano con notables rejerías labradas. Casas blasonadas con escudos y ostentosas portadas en piedra nos acompañarán en esta ruta, revelándonos quién era quién en esta zona. El viejo castillo de los Peñascales y el valle que circunda Ricote, por último, colmarán las expectativas de los aficionados a la caminata o a los paseos en bicicleta por el singular microclima y la variedad paisajística que lo caracteriza.

Contacto

Localización