{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Royuela

Tierra salada

Compartir

Rodeado por sabinares y por las montañas de la Sierra de Albarracín, Royuela es un pueblo pequeño que se enorgullece de su patrimonio arquitectónico y natural. En el caso urbano y su entorno cercano es posible visitar la iglesia parroquial de San Bartolomé, de estilo gótico renacentista, o los restos de un antiguo poblado íbero que conserva vestigios de murallas, torreón y foso.

Las salinas han sido seña distintiva de este pueblo a lo largo de la historia, desde donde se surtía la Sierra de Albarracín de este valioso condimento. Actualmente han sido restauradas y pueden visitarse para conocer cómo era en la antigüedad el proceso de obtención de la sal. Los sabinares proliferan en las laderas circundantes, algo único si se compara con la predominancia de los pinos en el resto de la sierra. Uno de los ejemplares, situado en el paraje conocido como Las Fuentecillas, alcanza los 12 metros de altura y tiene categoría de árbol monumental.

La riqueza natural de Royuela queda patente con los dos Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), catalogados por su valor forestal, y un enclave singular de flora de los que puede presumir este municipio.

Contacto