{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Salvatierra de Tormes

Una gran villa a orillas del embalse

Compartir

La llegada a Salvatierra de Tormes es un presagio de lo que va a vivir el visitante: un auténtico viaje al pasado paseando entre sus calles de edificios de pizarra. La localidad, situada a orillas del embalse de Santa Teresa, da muestras, en sus diferentes rincones, de tiempos gloriosos que le dieron el título de villa y que hizo que muchos pueblos de la zona llevaran como apellido ‘Salvatierra’ en su honor.

De aquella época gloriosa quedan los restos del castillo de la Mora Encantada, hoy declarado BIC, que se elevan sobre el embalse y desde donde se divisa todo el entorno. Frente al castillo, tras un crucero, las renovadas escuelas de las niñas son hoy un albergue municipal para quien quiera disfrutar del entorno de este pueblo. Muy cerca se encuentran los antiguos lavaderos, un edificio cerrado y totalmente reformado que invita a descubrir cómo se desarrollaba ésta labor hasta no hace tantos años. La antigua cárcel, hoy convertida en sala de exposiciones, recoge, entre otros, los cuadros ganadores del concurso de pintura al aire libre que celebra la villa cada verano. Otros edificios que destacan en Salvatierra de Tormes son la Alhóndiga, anexada al ayuntamiento y que se utiliza de como salón de celebraciones, y los restos de la sinagoga, de la que queda un arco y parte de la pared.

También cabe destacar la casa de nacimiento de Filiberto Villalobos, quien llegó a ser ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes. Un edificio típico que se conserva en la calle Larga y que luce una placa conmemorativa. Mención especial merece sin duda la iglesia parroquial de la localidad, una delicia de edificación totalmente en piedra, que cuenta con un pórtico cerrado y una gran torre.

El pasado también se refleja en las paredes y en los dinteles de las casas, muchas de ellas abandonadas en los años 50 y 60 del siglo XX, puesto que se creyó que el embalse de Santa Teresa cubriría gran parte del pueblo. Y es que en ellos se pueden ver todo tipo de inscripciones, escudos nobiliarios y otros elementos, como un reloj de sol.