{{title}}
{{buttonText}}
1 /

San Roque de Riomiera

Un angosto valle glaciar

Compartir

Al pie del portillo de la Sía, en lo que es uno de los mejores ejemplos de valle glaciar de Cantabria y único en lo que se refiere a la baja altitud en que se desarrolló (600 metros), San Roque de Riomiera es el más oriental de los tres valles pasiegos. Comparte con el de Soba la cabecera del río Miera y se configura como una angosta garganta en cuya cabecera se encuentra una joya de la arqueología industrial, un resbaladero de troncos, construido en 1791, bajo el diseño del ingeniero austríaco Wolfang Mücha. Consta de una base de casi un kilómetro (desaparecida en varios tramos), sobre la cual iba montado un canal de madera que enlazaba con el río Miera. Se construyó para acelerar el transporte de troncos procedentes de La Rioja y Burgos a la Fábrica de Cañones de la Cavada adonde llegaban río abajo. A los pies de esta pasarela se encuentra la llamada ‘Casa del Rey’, también conocida como ‘Casa de la Pila’, de estilo neoclásico, de la que los lugareños llegaron a decir que era la casa de veraneo del rey Carlos III.

Contacto