{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sant Pere de Torelló

Excursión al Santuari de Bellmunt entre bosques de hayas y robles

Compartir

El setenta por ciento de la superficie de este municipio de la Comarca de Osona está cubierta de bosques y pastos y por ello son muchos los rincones naturales que merece la pena descubrir. El Santuari de Bellmunt, situado a 1.246 metros de altitud, es sin duda uno de ellos. Ofrece una de las panorámicas más extensas del entorno y en días muy claros se pueden ver incluso las montañas de Montserrat y la cima del Pedraforca. La primera referencia que se tiene del santuario data de 1219; en 1980 fue restaurado y se construyeron un refugio y un restaurante.

La excursión hasta este emblemático punto del municipio tiene muchos alicientes durante el recorrido, como la contemplación del árbol monumental de la Alzina Grossa, un impresionante ejemplar de encina, y la Font Vidranesa, que se halla a medio camino del santuario, a unos mil metros de altitud. Junto a ella se alza un pequeño refugio construido en 1914 en estilo modernista que fue renovado en 1985.

La importancia de la ubicación de Sant Pere de Torelló queda reflejada en los cuatro castillos que guarda el municipio: el de Torelló, el de Sa Reganyada, en la cima de Bellmunt, el de Curull y el de la Viñeta. Del castillo de Curull se conservan pocos restos, pero el lugar donde se ubica, la Serra de Curull, tiene un gran valor natural. El de la Viñeta, edificio gótico reconstruido en el siglo XVIII, está emplazado sobre la Vall del Ges, a unos 800 metros de altitud. Hay otros atractivos naturales destacables como el Salt del Molí, una cascada de 15 metros de caída, el gran hayedo de la Grevolosa y el Parc de la Riera, con varias fuentes y un puente románico. Es también recomendable la excursión que lleva hasta la ermita barroca de Sant Nazari, rodeada de densos robledales.

Contacto

Localización