{{title}}

{{title}}
{{buttonText}}

Santibáñez de Béjar

Patrimonio bajo la protección de la reina Isabel la Católica

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

A 20 kilómetros de Béjar, y cerca del límite con la provincia de Ávila, se encuentra Santibañez de Béjar. De mediados del siglo XV es su iglesia parroquial, dedicada a Santiago Apóstol, que ha ido sufriendo diferentes modificaciones a lo largo de su historia, especialmente a mediados del s. XX. Destaca su gran campanario, de 24,5 metros de altura, lo que supone casi el triple del resto de la construcción.

El otro edificio religioso principal hay que irlo a buscar a las afueras del municipio: se trata de la ermita de Nuestra Señora de Valparaíso, patrona del municipio, que, se cree, fue construida sobre un antiguo templo romano del que se conservan las bases. La actual ermita fue construida entre 1826 y 1828, después de ser destruida la anterior por los franceses en 1812, que llegaron a quemar los retablos y las imágenes que había en la construcción original (del s. XVII). Solo se salvó la imagen de la patrona ya que estaba en aquel momento en la iglesia.

Otro de los puntos importantes de Santibáñez de Béjar es la atalaya de propiedad privada conocida como La Torre, declarada Bien de Interés Cultural y que se sitúa en una pequeña elevación, a las afueras del casco urbano. Fue construida en el s. XIII y al parecer tuvo adosada una casa fuerte, aunque su función era la de torre de señales, por lo menos hasta el s. XV, al tratarse ésta de una zona fronteriza entre los reinos de Castilla y de León (al que pertenecía). De hecho, la torre perteneció a los partidarios de Isabel la Católica, a diferencia de la que existía en Guijo de Ávila, por lo que cuando ganó la guerra contra Juana la Beltraneja, la reina ordenó el derribo de la de Guijo y que se mantuviera la de Santibáñez.

Volviendo al núcleo urbano merece una visita el edificio del Reloj, construido en 1892 en piedra de granito y que en su interior alberga unos grandes péndulos que sirven para dar cuerda al reloj, que marca la hora en números romanos.

Santibáñez también ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar de su entorno, tanto en la orilla de los ríos Valvanera y Tormes, que pasan por su entorno y donde se pueden encontrar algunas viejas norias, como del resto de los caminos que salen del pueblo y que conectan con otros núcleos de la zona como Puente del Congosto, Guijo de Ávila o Sorihuela, entre otros.

También cabe destacar la zona conocida como El Risco y que hoy en día atrae a muchos amantes de la escalada. En un pasado, El Risco fue un importante poblado calcolítico (3000 a. C.), periodo en el que se desarrolló el fenómeno megalítico, que consistía en enterramientos colectivos en estructuras tumulares a base de grandes bloques de piedra, formando una cámara que a veces tenía un corredor de acceso. Este yacimiento correspondió a una pequeña población de la Edad del Bronce y del Hierro que terminó alrededor del s. II a. C., con la conquista romana, un pueblo que parece que también se estableció en la zona puesto que se han encontrado restos de un puesto militar de observación.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos

Contacto

Localización