Sequeros

Un destino para disfrutar

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

A Sequeros se le considera el más preciado mirador de la Sierra de Francia desde su asentamiento en la falda meridional del Cerro del Mariscal, rodeado de picos y valles y recorrido por los ríos Palla y Francia. Un bello paisaje donde la historia y la leyenda se funden para dibujar la trayectoria de un pequeño núcleo rural convertido en cabeza de partido judicial. El nombre del municipio se relaciona con los secaderos de castañas que presentan las viviendas. De sus remotos orígenes se han localizado pizarras romanas y visigodas. En el siglo XII el lugar perteneció al obispado de Santiago, pasando posteriormente al condado de Miranda del Castañar.

El pueblo mantiene un rico patrimonio artístico. En el centro de la localidad, la Torre del Concejo destaca por su estructura medieval. Fue un lugar donde en tiempos estuvieron la Casa Consistorial, la cilla o alhóndiga del trigo, las escuelas, una fragua, una abacería, la cárcel y hasta una taberna. Gracias a una restauración fortuita se descubrió la grandeza de esta edificación que hoy se muestra con todo su esplendor. En el interior se encuentra expuesta la maquinaria del reloj que estuvo colocado desde 1914 hasta hace pocos años, momento en que se renovó por otro más moderno. El más antiguo, cuyo paradero hoy se ignora, databa de 1636. Frente a la Torre del Concejo se sitúa la Iglesia Parroquial de San Sebastián, del siglo XVIII, realizada por Jerónimo García de Quiñones. Conserva el enmaderamiento de todas las naves, destacando las armaduras de la nave central y la capilla mayor. El retablo mayor de estilo barroco alberga la talla de la Virgen de la Buena Leche sobre un trono de roble labrado. Situado detrás del altar mayor se encuentra el camarín de la Virgen donde descansan los restos de Simón Vela y de la Moza Santa, que profetizó el hallazgo de la Virgen de la Peña de Francia por Vela.

A la salida de la localidad por el puente viejo se levanta la Ermita del Humilladero, declarada Bien de Interés Cultural, obra del siglo XVI que fue reformada en el XVII. Otros lugares y edificios destacables son la calle de las Flores, la Casa de Juan Hernández, el Teatro Liceo, de 1876, el Parque de El Barrero o el Mirador de La Cruz. Pero no podemos abandonar el término de Sequeros sin disfrutar del Bosque de los Espejos, un camino circular entre los municipios de San Martín del Castañar, Sequeros y las Casas del Conde, que adentra al caminante en el Parque Natural de Las Batuecas y Sierra de Francia, donde el arte se funde con el paisaje.

Contacto

Localización