Teo

Revolución galleguista en el siglo XIX

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

El emblema de este concello es el puente medieval de Pontevea, que en 2017 estrenó la categoría de Bien de Interés Cultural. Desde el siglo XIV comunica las provincias de A Coruña y Pontevedra sobre el río Ulla con seis ojos: tres son de medio punto y los demás tienen forma apuntada. En sus inmediaciones brotan a 15 ºC las aguas sulfurosas de la Burga de Xermeade, una fuente termal cuyo caño desemboca en una piscina circular. Hasta allí acuden vecinos para aliviar el reúma y afecciones en la piel, los ojos o el hígado. Del siglo XVIII data la Iglesia de San Simón de Ons, de llamativa fachada rematada en su parte superior con rica ornamentación, aunque el elemento de mayor protagonismo es el frontón.

Decimonónica es Santa María de Luou, sobre la que sobresale un imponente campanario de base cuadrada con balaustrada, ganando altura además gracias a una linterna. Quienes busquen aguas curativas, sobre todo para tratar dolencias cutáneas, encontrarán al lado la Fuente de Santa Margarida. También la parroquia de Luou esconde el vasto tesoro arqueológico de Monte Piquiño, donde los petroglifos grabados en la roca –con el de Pena Bicuda como el más relevante– conviven con túmulos funerarios. A escasos dos kilómetros de este lugar el Mirador de Agrela proporciona una panorámica que alcanza la ría de Arousa.

Teo es tierra de fiestas. Reconocido desde 2013 como Fiesta de Interés Turístico en Galicia, su carnaval recibe el nombre de Entroido dos Xenerais da Ulla y se remonta a la Guerra de la Independencia, con distintos personajes de vistosa indumentaria: de los uniformes militares y los tocados con plumas de los generales a caballo al mismísimo demonio pasando por los reyes o el coro de mozos con sus trajes tradicionales gallegos. En el mes de noviembre se celebra la Feira de San Martiño, con uno de los mercados equinos de mayor antigüedad de toda la comunidad.

El esparcimiento se completa con las opciones que brinda la naturaleza. El Coto de O Xirimbao era tan apreciado por la pesca del salmón que Franco venía cada temporada a este punto del río Ulla. De aquel tiempo se conserva la Pasarela Mariola, un largo puente colgante de 1964 con 80 metros de longitud. Y en la parroquia de Oza resulta recomendable una visita a la Fervenza dos Verxeles, donde confluyen los ríos Tella y Rego da Agra.

Contacto

Localización