{{title}}
{{buttonText}}

Trabada

Sus sabores y olores son inconfundibles

Compartir

Un plato de enfariñada es una buen comienzo, una buena forma de conocer los sabores y olores que rodean Trabada, todos muy agradables, como los que proceden de los extensos espacios verdes de la sierra de Cadeira, en la que los cazadores tienen un lugar reservado. Trabada huele también a río, al Vilapena, o al que lleva su mismo nombre, en los que se puede pescar unas buenas truchas y unos estupendos salmones, con los que podremos terminar de saborear la localidad. Si la visita es en agosto, el municipio celebra su fiesta principal, en la que los trabadenses festejan a la Asunción y a San Roque.
 

Contacto