{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Val de San Lorenzo

Calles de piedra y entrañas de lana

Compartir

Situada en un valle regado por el río Turienzo, es un auténtico escape rural a tan solo 6 kilómetros de Astorga. Val de San Lorenzo está formado por tres núcleos de población -la cabecera homónima, Lagunas de Somoza y Val de San Román-. Los tres están llenos de casitas bajas al estilo campesino leonés de fachadas de piedra vista, ventanas rectangulares con marcos de cuadraditos y tejados con tejas. Por todas partes se pueden encontrar pozos y fuentes de roca, corrales al aire libre, altos palomares y pequeños molinos. Además, es una de las localidades españolas que atesora más ecos de su pasado. Uno de los más conocidos es la fiesta en honor a la Virgen de Carballeda, celebración declarada de interés turístico provincial donde se junta la tradición religiosa con el juego de los bolos maragato s-tipo petanca- y los conjuntos folclóricos.
Pero, sin duda, la mayor seña de identidad de esta localidad es su centenaria tradición textil de lana. Aún hoy es una marca de calidad de paños, alfombras y mantas con sus talleres familiares que reciben encargos de clientes como la Casa Real. El museo de Batán -por los aparatos que expone- es una extraordinaria muestra de dicha tradición con su maquinaria tradicional mecánica de madera y hierro. Llaman poderosamente la atención sus cilindros -apisonadora y las cerdas -cardos- que se usaban para secar las mantas. También muy relacionada con la lana está su feria artesanal (con versión infantil) en la que fluyen los puestos de piezas de lana, forja decorativa y tallas a mano.
Val de San Lorenzo, además, forma parte del Camino Gallego, una antigua ruta comercial cuya mayor reliquia es la diminuta capilla conocida como la Caja de Ánimas. Allí, los viandantes pedían regresar a casa sin sobresaltos con un donativo. Muy presente en todas partes está la espectacular iglesia parroquial del Val de San Román del siglo XVIII. Allí descansan los patrones de la localidad, San Román y la Virgen de Carballeda. Por otro lado, la iglesia parroquial de Lagunas de Somoza guarda los únicos restos románicos como el Cristo Tetramorfos.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos