{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Valdoviño

El paraíso atlántico de los surferos

Compartir

Es imposible disociar el nombre de Valdoviño con la práctica del surf, un deporte para el que las espectaculares playas de A Frouxeira (tres kilómetros y pico de largo, desde la zona semiurbana hasta el extremo del faro, una construcción vanguardista de 1992), Campelo, O Baleo y Pantín reúnen condiciones óptimas. Esta última acoge desde 1988 el campeonato internacional Pantín Classic y todas resultan también muy atractivas para los bañistas, aunque conviene extremar todas las precauciones con el oleaje.

Junto a A Frouxeira, una pequeña laguna del mismo nombre alberga en sus 1.700 por 500 metros una insólita variedad de fauna, desde ánades reales a garzas, cuervos marinos, garzas imperiales, halcones o nutrias. Un observatorio de aves permite al aficionado disfrutar más intensamente de la visita. Los aficionados a la pesca o a deportes náuticos como el piragüismo y la vela deben de acercarse hasta el pantano de As Forcadas, que también es óptimo para el avistamiento de aves y el senderismo hasta el Pico Agudo.

La arquitectura religiosa, aun no siendo de las más espectaculares, incluye la pequeña Capela do Porto, con mucho encanto y coronando la playa homónima, y la iglesia parroquial de Santiago de Lago, con una bella fachada principal ornamentada. Antes de abandonar el concello, el pueblito de Porto do Cabo tiene el encanto de su puente medieval, los molinos fluviales junto al río y la posibilidad de hospedarse en la Casa da Bastona.

 

Contacto

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos