{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Vega de Pas

La cabaña pasiega como símbolo de identidad

Compartir

A la sombra del Castro Valnera (1.718 metros), al hilo del valle del Arroyo Pandillo, va abriéndose Vega de Pas, desde las brañas, casi verticales, pasando por los prados de montaña, también de notable inclinación, hasta llegar a los valiosos bosques de ribera y los pueblos que conforman el valle pasiego por excelencia, uno de los enclaves más emblemáticos y espectaculares de Cantabria. Junto a San Pedro del Romeral y San Roque de Riomiera, este territorio supone el origen de la cabaña pasiega. Esta peculiar edificación, que tiene su origen en la cultura pastoril de los Montes de Pas, es un perfecto ejemplo de adaptación del hombre al entorno. Son casas de piedra caliza y tejado de lastras, dispuestas en parcelas individuales de tierra cercadas por muros de piedra y asociadas a una explotación ganadera itinerante que se difundió entre los siglos XVI y XVIII y que llevaba a ganado y familia de pasto en pasto.

El Museo de las Tres Villas Pasiegas ofrece una exhaustiva información sobre esta singularidad  etnográfica. Vega de Pas tiene como principal muestra de patrimonio histórico a la Iglesia de Nuestra Señora de la Vega, con una monumental espadaña levantada en 1711, la mayor de toda la comarca pasiega, y el Sanatorio del Doctor Madrazo, de principios del XIX y obra singular en su época. La Plaza de Vega de Pas concentra también una gran belleza arquitectónica por sus casonas montañesas con balconadas.