{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Villatobas

Fuentes, ermitas y un gran yacimiento celtibérico

Compartir

Cerca de Ocaña y de la Comunidad de Madrid, en el extremo oriental de Toledo, Villatobas guarda uno de los patrimonios monumentales más numerosos de la provincia. Conviene acudir sin prisas y con la visita ordenada, de modo que dé tiempo a conocer cuantos más lugares de interés mejor.

Primer destino: la plaza de España, corazón de la vida de Villatobas, espacio donde se levanta el ayuntamiento. Allí, una zona central cuadrada, delimitada por un murete de piedra, acoge una fuente de tres pilas. Y en las cuatro entradas a esta zona aparecen en cerámica representados edificios destacables del municipio: el ayuntamiento y el paseo del Pocillo; la plaza del Castillo y la ermita de San Isidro; el pozo Rescoldo y la ermita de Jesús; la fuente Chica y la fuente Grande.

Habrá ocasión de verlos todos, pero antes hay que señalar la importancia de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, entre gótica y renacentista, con una interesante pila bautismal de aquella época. Tan importante como ella es otro de los templos del pueblo, la ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno, construida originariamente también en el siglo XVI. En su interior destaca la carroza, una verdadera obra de arte tallada en madera que narra las distintas escenas de la vida de Jesús.

Las sinuosas y estrechas calles del casco antiguo guardan verdaderas sorpresas al visitante, como la que se esconde en la calle del Pozo Rescoldo. El nombre de este rincón no engaña: allí encontramos un pozo del siglo XVIII con su brocal de piedras encaladas y su polea todavía presente. Lo citado hasta ahora son algunos de los ejemplos del patrimonio de Villatobas, mucho más extenso.

Para que nadie se pierda nada, el propio ayuntamiento propone tres rutas fundamentales. La primera de ellas nos lleva al cerro de plaza de Moros (asomado al río Cedrón) para conocer el yacimiento del mismo nombre, un poblado celtibérico completamente amurallado con una extensión de unos 4.000 metros cuadrados, aunque está pendiente de acondicionamiento para su apertura al público. La segunda de las rutas, con unas cuantas paradas, propone conocer las ermitas de la localidad, que son unas cuantas: la citada de Nuestro Padre Jesús Nazareno y las consagradas a San José, San Jorge, Santa Ana, Santa Catalina de Siena y San Isidro. Por último, y para que quede patente que Villatobas siempre ha sido una zona rica en agua, queda la ruta de las fuentes: fuente Chica o del Sobrante, fuente del parque municipal, fuente de la plaza de España (dedicada a la perdiz roja), fuente del Castillo, fuente del Pocillo, fuente de Jesús Nazareno y fuente de San Isidro.

Como remate, dos destinos para los amantes de la heráldica: los escudos situados en sendos edificios de la calle de la Encomienda y de la plaza del Teniente Fernández- Carrión. Para los amantes de los árboles, dos ejemplares sobresalientes en el término municipal: las encinas Miguelito (14 metros de altura) y Mata Grande (nueve metros).

Contacto

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos

Localización