{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Xove

Piedras en los tejados y una cascada inolvidable

Compartir

El litoral escarpado de este municipio en A Mariña Occidental propicia la existencia de islas (con la Isla de Sarón) e islotes en los que prolifera el marisco seguramente más preciado de la provincia. Otros tramos más despejados dan lugar a preciosos arenales, como Esteiro, en los que es frecuente encontrarse con amantes del surf. En la misma línea de costa merecen la pena los atardeceres junto al Faro de Roncadoiro.

Son famosas, por pintorescas, las piedras colocadas de manera más o menos geométrica en lo alto de las casas para evitar que las tejas se vuelen en los días ventosos. A modo de señal identitaria, las construcciones nuevas han mantenido esta singularidad. Muchos más siglos acumulan los hasta once castros que perviven en el territorio y edificios religiosos con tanto encanto como la Capilla de Vilachá o la Iglesia de Xuances, románica reconstruida en el siglo XVII con torre rematada en cúpula. Por Pau da Vella, el punto más alto, abundan los caballos salvajes en un paraje espectacular. Aún más lo será si nos adentramos hasta la impresionante Cascada de A Ferida, con sus aguas cayendo a 60 metros de altura sobre el río Loureiro.

Contacto