Casa de Los Templarios

Los Freires del Temple ocuparon esta casa que luego pasó a manos regias y posteriormente fue donada al Conde de Niebla. En el año 1167 el Rey Alfonso II de León liberó a Garrovillas del dominio árabe entregando el castillo de Alconétar a los Caballeros de la Orden de los Templarios. Los Freires del Temple erigieron la casa en cabeza de Encomienda. Al surgir diferencias entre los Templarios y las órdenes de Alcántara y de Santiago, aquellos abandonaron Garrovillas en el año 1258, y la casa estuvo en poder regio, hasta el siglo XIV cuando fuera donada a Enrique de Guzmán, segundo Conde de Niebla.

Contacto

Más monumentos en Garrovillas de Alconétar

Planes Cercanos