Catedral de Santiago

Catedral de Santiago

Milenaria y grandiosa, es el destino final del Camino de Santiago y el auténtico corazón de esta ciudad. Desde hace más de 800 años es el lugar al que ir a obtener el perdón por los pecados cometidos y el sitio donde conseguir ‘la Compostela’, el ‘diploma’ mediante el que se certifica que el peregrino ha recorrido, por cualquiera de sus rutas, el famoso ‘Camino’ al que da nombre el santo. Una ‘senda’ que, más allá de redimir las culpas, para muchos representa una forma de reencontrarse consigo mismo.

La constante peregrinación para visitar el lugar donde reposan los restos del apóstol Santiago el Mayor hizo que la pequeña iglesia que los albergaba fuera ampliándose hasta convertirse en la gran catedral que es actualmente. Grande por tamaño (el interior mide de Oeste a Este unos 94 metros de largo y 63 metros de Norte a Sur), por haber contado con los mejores constructores del Románico (es su obra más importante en España), ser un excelente exponente del Gótico y del Barroco, y por su significado espiritual; representado perfectamente en el movimiento pendular de su botafumiero. Un ingenio de la Física que, basado en la Ley del péndulo y en el movimiento de poleas, es capaz de alcanzar una velocidad de 68 kilómetros por hora en apenas 90 segundos. Un vaivén que, en las celebraciones litúrgicas, mantienen hipnotizados a aquéllos que tienen la suerte de contemplar sus idas y venidas frente al altar mayor.

Contacto

Praza do Obradoiro, s/n, 15704 Santiago de Compostela, A Coruña
981569327
Más información

Más monumentos en Santiago de Compostela

Planes Cercanos