{{title}}
{{buttonText}}

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Miguelturra, Ciudad Real

Compartir

El clima se recrea en la estructura armónica de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Miguelturra. Verla nevada es un espectáculo; la nieve se prende a los tejaditos, salientes, cúpula y torre del campanario, como algodones de azúcar que no quieren despegarse de un paladar infantil. Al lado, la inmensa fuente redondeada semeja una piruleta plana lista para ser relamida por una lengua gigante y golosa.
El invierno se recrea en ella; y la primavera inunda de verdor a los árboles próximos; los setos se hacen más fornidos y espesos. La luz cambia y se vuelve más colorista en la piedra clara, el opaco tejado o los jirones de ladrillo de las esquinas, según avanzan los rigores del verano; más claridad y mejor estampa. Fotos necesarias para un recuerdo inolvidable, en primer plano o como acompañamiento de fondo. Con el otoño se multiplica la vistosidad cromática; y no digamos con los atardeceres de todos los tiempos.
Está claro que el tránsito de las estaciones se recrea en esta hermosa construcción que data del s. XV, construida sobre otra más pequeña anterior, y reconstruida a su vez, sucesivamente, con nuevos elementos y añadiduras. Como el clima se va prendiendo a ella, así lo hizo el arte: del gótico al renacimiento, y de éste al barroco. En el s. XVIII se añade la espléndida cúpula barroca y también las capillas y el campanario cuadrado, y la techumbre de pizarra negra. Es grande y generosa en sus proporciones. Está no sólo para seguir siendo un centro de culto y de oración, sino para recrear la vista y recrearse ella misma en la observación de quien la mira. Está bien asentada sobre sí y es como si la piedra que la recubre lo supiera y nos reafirmara la ensoñación en su blancura. 

Contacto

Localización

Plaza de La Constitución, s/n CP 13170 Miguelturra