Este majestuoso puente lo construyó el cántabro Pedro de Morlot en el año 1615, cuando ostentaba el cargo de corregidor en la localidad de Viveiro. Fabricado con la robustez del granito, tiene la peculiaridad de que cada arco posee una forma distinta. Situado en el bucólico paraje verde que forma aquí el recorrido del río Ouro. En un entorno perfecto para descurir las maravillas que esconde el campo lucense. De este río se extraen las afamadas truchas de la localidad. Junto al puente se encuentra un área recreativa, en la cual los visitantes pueden disfrutar del maravilloso paisaje.

Contacto

Localización

43.532228, -7.416180