PARQUE DE ATRACCIONES TIVOLI WORLD (COSTA DEL SOL)

Noria, tiovivo y algodón dulce con marcado aire 'vintage'

Parque Tívoli - Carrusel de caballos (2)
Inaugurado en 1972, el Tívoli World sigue conservando su estética 'vintage'.

Con las vacaciones escolares hay que buscar actividades para hacer con los niños. Si tienes la suerte de pasar algunos días en la Costa del Sol, además de disfrutar de la playa, los pescaditos y el buen clima, no puedes perderte una visita al Tivoli World, uno de los parques de atracciones más emblemáticos de nuestro país que hará las delicias de los más pequeños y te hará rememorar tu divertida infancia.

Nada más entrar hay que frenar a los niños para que no salgan corriendo y se pierdan entre la gente. Están emocionados con sus pulseras supertivolino y quieren probarlo todo. En cada plaza hay una temática diferente y ellos con la misma canción: "Vamos a eso, vamos a eso". Primero las barcas, luego en el carrusel, luego en los coches de choque... Y así, una y otra vez.

Parque Tívoli - Barquitas
Las míticas barquitas donde los pequeños se sentirán capitanes de alta mar.

Un parque de atracciones siempre es un buen barómetro de paciencia para los padres, que esperan con una sonrisa la cola que haga falta con tal de que ellos disfruten. Los que vinimos aquí durante nuestra infancia ahora tenemos el placer añadido de traer a nuestros hijos, con lo que los buenos recuerdos de nuestra época vuelven al presente. Aquel concierto de Alejandro Sanz en el que lloraste, el miedo que pasaste en el Pasaje del Terror agarrada a tus amigas...

Parque Tívoli - Tivolilandia (2)
Los pequeños disfrutarán al máximo y los mayores recordarán su tierna infancia.

Según recuerda nuestra frágil memoria, todo sigue prácticamente igual. La noria en el mismo sitio, el teleférico sobrevolando nuestras cabezas y un marcado aire vintage ganado a pulso con el paso de los años. Ese es uno de lo mayores atractivos de un lugar que ya cuenta con 46 años de historia.

No faltan las atracciones de toda la vida, como el tiovivo, las barquitas o la noria.
No faltan las atracciones de toda la vida, como el tiovivo, las barquitas o la noria.

El Tívoli se inauguró en 1972 a imagen y semejanza de un parque con el mismo nombre que hay en Dinamarca. "Somos vendedores de ilusiones", dijo su fundador, el danés Ben Olsen, y aunque en un primer momento se pensó que los turistas serían la mayoría de clientes del parque, el éxito que tuvo entre los nacionales fue mucho más de lo esperado, algo que obligo a bajar ligeramente los precios para adaptarlo a sus principales propulsores.

Parada obligatoria en las míticas giras musicales

En su época dorada, todos los artistas pasaban por aquí; desde Mecano a Rocío Jurado, Bonei M, Sergio Dalma o Montserrat Caballé. Sin ir más lejos, un jovencísimo Julio Iglesias, recién salido del festival de Benidorm, dio un concierto por 75.000 pesetas de aquella época.

Parque Tívoli - Tren de la Jungla (3)
En el Tren de la Jungla podrán sentirse como Mowgli en el 'Libro de la Selva'.

"Era cuando la gente compraba posters para que se los firmara su artista favorito y ponerlos en la habitación", rememora Leyla Hamed, "se vendía mucho más merchandising". Esta joven de 24 años lo sabe bien; sus padres tenían tres tiendas de souvenirs dentro del recinto y prácticamente ella creció ahí. "Había una atracción que era un laberinto con cristales y desde fuera podías ver cómo la gente se confundía y se daba golpes. Recuerdo lo mucho que nos reíamos con eso".

Parque Tívoli - Caballitos
¿Te acuerdas cuando no podías resistirte a subirte una y otra vez en estos caballitos?

Su generación disfruto de las actuaciones de Fofito, los Teletubies o los Lunis, pero también de Bisbal y Bustamante. "Aunque el día que más se lleno el Tívoli fue cuando cantó Melody, la niña de la canción de Los Gorilas. Ese día se colapso Benalmádena", recuerda Leyla, que actualmente sigue llevando a su sobrino de tres años al parque.

Parque Tívoli - ambiente
Durante muchos años, fue parada obligatoria en las giras musicales de artistas nacionales e internacionales.

Una Mansión del Terror inaugurada por Anthony Perkins

Continuamos nuestro recorrido y pasamos de puntillas delante de la Mansión del Terror. No queremos que nuestros hijos nos pidan entrar y luego tengamos que sufrir sus pesadillas. Este lugar, repleto de lapidas y telarañas donde todo cruje, solo es apto para los más valientes. Hay gente que decide abandonar antes de entrar, otros a mitad de camino y los más curiosos son esos que se resisten a salir aunque estén al borde del infarto. Eso sí, está permitido gritar y abrazarse muy fuerte al de al lado, sin importar quién sea. Dicen que así se ha conocido gente que luego se ha vuelto inseparable.

Parque Tívoli - Barco Misterioso
Para los días más calurosos, los pequeños también se pueden dar un buen chapuzón.

El mismísimo Anthony Perkins, actor de Psicosis, fue el encargado de inaugurar esta atracción en aquella época con otra de las fotos que queda para el recuerdo. Como la de la Vuelta Ciclista de Costa del Sol pasando por aquí en 1985 o el cartel anunciando al grupo Camela que aún se mantiene años después.

"Es un parque veterano con mucha experiencia", sostiene Constantino Durantez, responsable de márketing del parque con 23 temporadas a sus espaldas. "Han pasado más de 30 millones de personas y, a pesar de la crisis y el presupuesto reducido, el parque sigue insuflando: un 60 % de nuestro público sigue siendo español", añade.

Parque Tívoli - Tren de la Jungla
Además de numerosas atracciones para niños, los adultos podrán descargar adrenalina.

Para este verano tienen preparados musicales infantiles de los payasos de la tele de Rodri Aragón, Toys o Vaiana durante los fines de semana. Estos espectáculos son gratis con la entrada al parque, que cuesta 7,95 euros. Para los que quieran montarse ilimitadamente en todas las atracciones deberán comprar por 14,95 euros la pulsera supertivolino, que incluye la entrada a 36 de las 42 atracciones totales del parque, con tres montañas rusas y cuatro atracciones acuáticas.

Parque Tívoli - niños en el coche
El 60 % de los visitantes son nacionales.

Para los adolescentes, las de última generación como TopGun (el antiguo Tívoli Dragón) o la impresionante Torre de Caída Libre desde una altura de 60 metros (situada donde antes estaba el delfinario). "Además, ahora mismo estamos retransmitiendo el Mundial de Fútbol desde la pantalla gigante y eso atrae a todo tipo de público", concluye Constantino, demostrando, una vez más, que el Tívoli es un parque muy familiar donde pueden disfrutar desde los pequeños hasta los más mayores.

TIVOLI WORLD - Av Tívoli, s/n. Benalmádena, Málaga. Tel. 952 77 01 16.

Te puede interesar...