Cómo hacer una pancarta para el balcón

Un arcoíris que anime al barrio

Un aplauso visual para todos los vecinos.
Un aplauso visual para todos los vecinos.

Poner en el balcón carteles con un arcoíris, como símbolo de esperanza. Esta iniciativa, importada de Italia y acompañada de los aplausos a las 20:00, se ha convertido en un homenaje popular a los que a diario trabajan contra el virus para animarles a resistir. Te explicamos cómo hacer el tuyo. 

Todos podemos mandar nuestro mensaje de optimismo particular sin romper el confinamiento. ¡Cómo necesitamos añadir un poco de color al paisaje urbano y que hasta la fachada más gris se ilumine estos días! Será una actividad estupenda para mantener a los de casa entretenidos. Y de propina, como aconsejan los expertos, fomentando la creatividad estaremos ayudando a mantenernos saludables física y anímicamente. 

Podéis ayudaros de un compás a gran escala.

Sin presiones, con lo que se tenga a mano, porque ahora más que nunca se lleva el estilo casero. Aunque es posible que todavía se pueda adquirir material online o en alguna papelería del barrio, ya que estos establecimientos tienen permiso para seguir abiertos. Te contamos paso a paso cómo hemos hecho nuestra pancarta de arcoíris solidario y te damos unos consejos para que la tuya brille con luz propia.

Se puede hacer siguiendo un patrón o dejando volar la imaginación.

1. Busca algo que sirva de soporte

Piensa que a mayor tamaño, mejor se verá desde la calle y más tiempo de diversión invertirás en elaborarla. También en que tendrá que soportarse a la intemperie. Aquí, a modo de lienzo, se ha reciclado una caja grande de una mudanza.

2. Elige la técnica

Que sea adecuada al soporte que has elegido. Mira lo que encuentras en casa, descarta los lápices a no ser que hayas elegido un formato pequeño. En esta se emplearon pinturas acrílicas, que junto con las témperas son las más recomendables para uso doméstico, porque se diluyen con agua, secan rápido, no producen olores y son fáciles de limpiar. Pero valen rotuladores, ceras, collage... Aprovisiónate con pinceles, brochas y varios recipientes para agua. 

Es importante ponernos algo para no manchar nuestra ropa de calle.

3. Acondiciona todo a prueba de manchas

¿No querrás parar en pleno éxtasis creativo? Ponte alguna camiseta XL vieja que no te importe ensuciar, (si no la has convertido ya en tu uniforme después de estos 20 días en casa). En función del tamaño del cartel, despeja una zona para trabajo y si es necesario protégela con lo que puedas, papel, plástico, un hule antiguo… Si se va a usar pintura, ten a mano unos cuantos trapos que sirvan para secar y limpiar.

En este caso se ha seguido el orden de colores que marca la Naturaleza.

4. Prepara el cartón para que resulte más fácil pintar encima

En este caso se aplicó con un rodillo una imprimación de gesso acrílico teñido de gris claro que dejó un fondo uniforme sobre el que trabajar y donde los colores iban a destacar.

5. Dibujar con lápiz el motivo antes de pintarlo

Así nos aseguramos que nuestro dibujo se adapta al tamaño del soporte y queda equilibrado en él. También evitaremos tener que corregir errores. Para realizar las líneas del semicírculo del arcoíris se puede usar algo redondo de plantilla o improvisar un compás con una cuerda, o como el que ves aquí, con un listón de madera al que se enganchó el lápiz con pinzas. ¡La imaginación al poder!

Témperas y pinturas acrílicas son de las mejores opciones para pintar en casa.

6. Elige el orden de los colores

Este arcoíris PRO, necesitó asistencia de la Wikipedia para acertar con el correcto orden de colocación de su escala cromática. Del exterior hacia dentro: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta y rosa. Pero no hace falta ser tan ortodoxo. Romped las reglas, la espontaneidad también nos puede dar un resultado espectacular. Para facilitar el proceso todos los colores se prepararon y se dejaron reservados antes de empezar a aplicarlos. Vigilad la limpieza de los pinceles y secad bien el exceso de agua antes de usar un color y conseguiréis unos tonos más puros y luminosos.

Plantillas de estarcido, la mejor elección.

7. Dejad para el final la escritura del texto 

Es importante elegir una tipografía apropiada y dedicar tiempo a plantear la rotulación, medir para que las letras y los espacios queden del mismo tamaño y todo centrado en el cartel. Aseguraos de que se lea bien. Aquí se usaron plantillas de estarcido, una técnica decorativa que facilita y acelera la tarea. Otro recurso casero que podemos utilizar para dibujar la letras es la cinta de enmascarar o de carrocero. 

8. Aprovechad para recoger todo mientras seca la pintura

 Ya está lista vuestra pancarta. ¿A qué esperáis para exponerla en vuestra terraza o ventana? Ójala su mensaje de resistencia llegue a todo el vecindario.

¡Ya solo falta colgarla!
¡Ya solo falta colgarla!

 

Más en...