Camino de Santiago

Camino de Santiago

Rodajes en Santiago de Compostela

Santiago en el cine: una ciudad donde cualquier historia es posible

Las palabras sobran al llegar a la plaza del Obradoiro.
El carácter histórico y cosmopolita de la ciudad hace que los rodajes en Santiago de Compostela sean constantes. Foto: 3 Caminos.

No hay ranking que lo discuta: Santiago es una de las ciudades más bonitas y especiales de España. Meta mágica de El Camino y joya histórica, la capital de Galicia no falla nunca si se trata de enamorar a todo aquel que la visite. Su capacidad de seducción es tal que tampoco el cine de ficción ha perdido la oportunidad de retratarla en más de 90 ocasiones, haciendo que los rodajes en Santiago de Compostela sean un sello de calidad audiovisual.

La relación entre Santiago y el cine viene de lejos, de muy lejos. Aunque la vecina A Coruña tiene récord de antigüedad, el 7º arte también llegó a la ciudad cuando aún gateaba. Un reportaje relatando las maravillas de la ciudad (Santiago, la Atenas de Occidente, 1910) y unas grabaciones con motivo de un Xacobeo como el de este año (O Ano Santo em Compostela, 1915) fueron el principio de la eterna fascinación cinematográfica por el municipio.

Una nueva luz.
La catedral de Santiago y sus alrededores han formado parte de las localizaciones de más de 90 películas. Foto: Alfredo Cáliz.

Producciones internacionales, locales, ficciones… Santiago de Compostela ha sido retratada en más de 90 películas de ficción –además de documentales y series, ahora al alza– que han captado las distintas caras de la ciudad en sus localizaciones: la monumental y la más llamativa para el visitante, pero también la más urbana y puramente compostelana.

El origen principal del interés de los cineastas es, claro, el vínculo inseparable con la ruta milenaria. "Muchas de las producciones que llegaron y siguen llegando a Santiago vienen por todo lo relacionado con El Camino", explica Dimas González Bennett, de la Santiago Film Commission, el organismo encargado de promocionar y asesorar rodajes en la ciudad.

El Pórtico, gloria para la condesa y "santos mal hechos" para el protagonista de 'Los Pazos de Ulloa'.
La arquitectura y el bullicio de la capital gallega la han convertido en una referencia a nivel audiovisual. Foto: Sofía Moro.

El Camino inspira a los cineastas

Numerosas películas –especialmente documentales y programas de televisión, pero también series recientes como El final del Camino (2017) o 3 Caminos (2021)– se han servido de las localizaciones reales de Santiago como destino final del Camino, con la plaza del Obradoiro y su catedral como reinas absolutas de los planos. Aún durante el franquismo, podemos destacar la fachada de las Platerías en Cotolay (José Antonio Nieves Conde, 1965), las vistas a la catedral en La vía láctea (Luis Buñuel, 1969) y, más recientemente, la subida de las escaleras y la entrada a la catedral desde el Pórtico de la Gloria en la norteamericana El Camino (Emilio Estévez, 2010).

Primero fue hospital, también residencia para Papas -brevemente- y Parador.
El Parador de Santiago de Compostela es uno de los edificios más rodados de toda la ciudad. Foto: Sofía Moro.

La película de Estévez es la última que señala el gran interés internacional por Santiago, pero no es la única. Para siempre quedarán las imágenes del celebrado casco histórico de la ciudad y el Parque de la Alameda en Luna de miel (Michael Powell, 1959) y, sobre todo, las de Cary Grant pasando en carruaje por el Obradoiro y entrando en el Hostal de los Reyes Católicos en Orgullo y pasión (Stanley Kramer, 1957).

La vía láctea Buñuel
El entorno en el que se ubica Santiago de Compostela también ha sido retratado. Foto: La Vía Láctea.

Este último lugar, hoy uno de los paradores nacionales más solicitados, ha sido localización de varias películas. Ya en una visión más moderna y festiva, podemos ver este lugar de descanso de lujo en musicales como El ángel (Vicente Escrivà, 1969) –casa familiar de Raphael–, Juan y Junior… en un mundo diferente (Pedro Olea, 1970) –residencia de estudiantes– y Con la música a otra parte (Fernando Merino, 1974).

El Camino
La subida al Pórtico de la Gloria es uno de los planos más recordados de 'El Camino'. Foto: El Camino.

La vida universitaria compostelana

Pero no se puede hablar de musicales sin destacar otra conocida película española rodada también en la zona de la Plaza del Obradoiro: En la red de mi canción (Mariano Ozores, 1971). El filme destaca por una canción de Andrés do Barro que, subido a una furgoneta, pasa por el Obradoiro y calles colindantes de obligado paseo como la Rúa do Franco, la Rúa Nova o la Rúa Vilar –calle en la que se rodó también el exterior de la boutique de La piel que habito (Pedro Almodóvar, 2011)–.

Trece campanadas
La Universidad de Santiago ha reflejado la vida estudiantil en la gran pantalla. Foto: Trece campanadas.

En las calles del centro de la ciudad aparece también otro elemento fundamental de la imagen de Santiago en el cine: la vida universitaria. Podemos empezar por las cinco adaptaciones al cine de la famosa novela La casa de la Troya, entre las que podemos destacar la de 1959, dirigida por Rafael Gil, en la que vemos lugares históricos como la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago (USC).

La vía láctea Buñue
Al cineasta Luis Buñuel también le sedujo la estampa de la catedral. Foto: La Vía Láctea.

La tuna, los estudiantes y los profesores en Santiago son también protagonistas en películas como La gran barrera (Antonio Sau Olite, 1947), Tiempos felices (Enrique González, 1950) –en la que vemos la Plaza de Platerías– o Bellas durmientes (Eloy Lozano, 2001).

Aunque la influencia clásica de El Camino y todo el barroco alrededor del Obradoiro es enorme en las películas rodadas en Santiago, la ciudad ha servido también como escenario de otras películas que han sabido captar la versión más cosmopolita o menos vinculada a esa ciudad histórica de postal. "Santiago es una ciudad totalmente poliédrica, muy conocida por todo lo que está vinculado con El Camino, pero es mucho más que eso", asegura González Barrett, que pone el ejemplo de la serie de Netflix El sabor de las margaritas (2019), que se ha servido del lado urbano y moderno que también tienen muchas calles de Santiago.

18 comidas
La plaza de la Quintana se convirtió en set de rodaje en '18 comidas'. Foto: 18 comidas.

El lado más cosmopolita de Santiago

Pero han sido sobre todo los cineastas gallegos los que, lógicamente, han elegido captar otras caras de Santiago. Una de las películas más compostelanas, porque viene además de un escritor autóctono como Suso de Toro, es Trece campanadas (Xavier Villaverde, 2002), en la que podemos ver la zona vieja de Santiago a ritmo de thriller.

La casa de la Troya
La Facultad de Geografía e Historia forma parte de las localizaciones de 'La casa de la Troya'. Foto: La casa de la Troya.

"Santiago es una localización que ha dado siempre mucho juego. Al lado de ese casco histórico, que tiene localizaciones tanto interiores como exteriores, hay un casco moderno, el Ensanche, y muy cercano. Hay una variedad muy grande: desde localizaciones rurales hasta la arquitectura más contemporánea", comenta Barrett. 

El ambiente compostelano tiene su reflejo en 'La noche que dejó de llover': Foto: 'La noche que dejó de llover'.
El ambiente compostelano tiene su reflejo en 'La noche que dejó de llover': Foto: 'La noche que dejó de llover'.

En ese sentido, entre los distintos acercamientos locales a Santiago, llaman la atención especialmente los de La noche que dejó de llover (Alfonso Zarauza, 2008), que capta los interiores tabernarios y la vida nocturna de la ciudad, o los de 18 comidas (Jorge Coira, 2010), donde vemos su carácter gastronómico y callejero. Curiosamente en ambas aparece la emblemática plaza de la Quintana y su escalinata. 

Su fácil accesibilidad, su aeropuerto o su oferta hotelera y comercial terminan de hacer a Santiago un destino más que apetecible para rodar. Seguro que muy pronto la volveremos a ver y disfrutar de Santiago en alguna película porque, como dice Suso de Toro, tiene "el poder esencial de sugerir que cualquier historia es posible aquí".

Juan y Junior
Santiago ha sido testigo de musicales como 'Juan y Junior... en un mundo diferente': Foto: 'Juan y Junior... en un mundo diferente'.