Ruta por Vallecas (Madrid)

Vallecas, orgullo de barrio

Un grupo de personas admira las vistas desde el Mirador Cerro Tío Pío, en Vallecas.
Las vistas de Madrid desde el mirador del Cerro del Tío Pío impresionan.

Parece mentira que a unos 20 minutos de la céntrica estación de Metro de Sol se encuentre un barrio con tanta vida e identidad propia como Vallecas. Cuenta con fábrica de cervezas, club de fútbol, arte urbano, batalla naval e incluso se permite escribir su nombre con k. Recorremos una ruta por las calles más populares de esta particular barriada de la mano de Loreto, una de sus vecinas, para no perder ningún detalle.

“La palabra Vallecas aparece escrita por primera vez en El fuero de Madrid, de 1202, pero no alude a localidad alguna, sino a un carrascal adehesado por el concejo de Madrid que comprendía los valles del arroyo de los Migueles y el río Jarama”, narra la investigadora Matilde Fernández Montes en Vallecas, identidades compartidas, identidades enfrentadas. Se trata de un texto muy interesante a la hora de profundizar en la historia de este barrio obrero, castizo y multicultural, cuyos habitantes han sabido estar siempre a la altura, tanto en las duras como en las maduras. “Durante la pandemia se creó un monedero solidario y cuando ibas a comprar dejabas la vuelta, para que otra persona que no tuviera ingresos pudiera llevar comida a casa”, comenta Loreto, la vecina del barrio que nos hace de cicerone.

Metro Puente de Vallecas
Las calles de Vallecas muestran el carácter obrero y multicultural de sus vecinos.

Antes de empezar nuestro particular tour hay que decir que Vallecas es muy extenso, ya que se divide en dos distritos: Puente de Vallecas, formado por los barrios de Entrevías, El Pozo, San Diego, Palomeras Bajas, Palomeras Sureste, Portazgo y Nueva Numancia; y la Villa de Vallecas, con el Casco Histórico, Santa Eugenia y el recientemente construido Ensanche de Vallecas.

Por lo tanto, culturalmente hay mucho que ver. Desde la casa que el mítico fotoperiodista húngaro Robert Capa fotografió en Entrevías en 1936 -y que se ha convertido en un icono universal del horror de la guerra-, hasta la Iglesia de San Pedro ad Víncula, en el Casco Histórico, pasando por las impresionantes vistas desde el mirador en el Cerro del Tío Pío o el busto dedicado a la Abuela Rockera.

Camisetas de la librería la Esquina del Zorro, una de las más emblemáticas del barrio.
El merchandising del barrio escribe Vallekas con k.

Ferias en el bulevar

Lejos de centrarnos en los lugares típicos, preferimos descubrir el Vallecas más cotidiano, por lo que empezamos en el Mercado Municipal de Puente de Vallecas, construido en 1959, que cuenta con todo tipo de producto fresco y de temporada. Alrededor del edificio hay otros muchos establecimientos centrados en la alimentación. Muy cerca del mercado se encuentra el Bulevar de Peña Gorbea, sede de Bulevarte, una feria de artesanía que estará abierta hasta noviembre.

Bulevar Vallecas
El Bulevar es el espacio elegido para llevar a cabo varias ferias a lo largo del año.

“¿Sabéis que en Vallecas es donde más mascotas hay?”, dice Loreto. Y es verdad, según el censo de animales domésticos de la Comunidad de Madrid, Puente de Vallecas es el distrito con más perros registrados en 2019 (23.473). Así, hacemos una parada en el puesto de ‘Nuriacans’, cuya diseñadora, Nuria, nos enseña todas las correas, abrigos, pijamas, cuellos de abrigo y demás complementos para mascotas hechos con telas increíbles, como los collares de Freddie Mercury, Elton John o Bowie. Incluso cuenta con una línea de accesorios para humanos, como riñoneras o clutchs, confeccionados a mano “con mucha suavidad y amor”, como la propia Nuria apunta en su Instagram. “Es muy habitual ver a gente tejiendo en el Bulevar”, comenta Loreto, señalando las letras de ganchillo que adornan las vallas de seguridad. “Incluso suelen hacer trajes a los troncos de los árboles”.

Nuriacans
Los vallecanos con perros encuentran todos los artículos necesarios en 'Nuriacans'.

Vallecas es un barrio lector -en mayo suele celebrar la Feria del Libro de Puente de Vallecas-, por lo que Loreto nos lleva a una de las librerías más importantes, ‘La Esquina del Zorro’ (Ramón Calabiug, 27), que además de centrarse en el libro generalista tiene su propia editorial (Agita Vallecas) y organiza charlas y presentaciones literarias y musicales. Cuenta incluso con una línea de merchandising en la que no faltan camisetas, mochilas o libretas.

Libros La Esquina del Zorro
Librerías como 'La Esquina del Zorro' son muy populares en el barrio.

De compras por Monte Igueldo

A la hora de ir de shopping, la Avenida del Monte Igueldo es una de las favoritas de Loreto, por lo que nos animamos a recorrerla. “Además de que se mantienen muchos establecimientos de los de toda la vida, han proliferado muchas tiendas de segunda mano. Tienes que echar la tarde porque ofrecen muchas cosas y bastante interesantes”. No dudamos en entrar en ‘Moda Susu’ (número 45), con una selección de prendas muy cuidada -hasta tienen trajes de novia-, de marca y a buenos precios.

Moda Susu
En Monte Igueldo se suceden varias tiendas de ropa como 'Moda Susu'.

Un caso similar es el de ‘Oasis I’ (número 72), un local enorme donde encontrar piezas muy interesantes -“en verano tuvieron unas camisas hawaianas maravillosas”, puntualiza la vecina-, y mucha atención a su sección de deportivas. Y no sólo ropa y accesorios, también hay almonedas donde encontrar todo tipo de muebles y enseres, desde vajillas hasta cuadros. Entre tienda y tienda, cuesta resistirse a los panes y dulces de ‘Panadería Loalbe’ (número 49). El tamaño familiar de sus elaboraciones atraen la vista a su escaparate como un imán.

Oasis I Vallecas
En 'Oasis I' se pueden encontrar auténticas joyas a precio de ganga.

Lo que más apetece es callejear. Disfrutamos del paisaje arquitectónico del barrio, con sus características casas bajas con la ropa tendida y donde- sorprendentemente- aún se pueden admirar algunos ejemplos de la arquitectura Art Decó y, por supuesto, de la azulejería, que es digna de preservar.

Ropa tendida
Compartir las cuerdas para tender la ropa reflejan la fraternidad vecinal.

En la esta calle, por ejemplo, existen dos de los principales conjuntos de cerámica artística de comercios antiguos de Madrid: el de la vaquería ‘La Tierruca’ (número 103)  y el de la tienda de comestibles de ‘José Luque’ (número 96), realizados por dos de los considerados grandes artistas de la azulejería española del primer tercio del siglo XX, el primero por Enrique Guijo y el segundo por Ángel Caballero. Incluso nos llaman la atención los rótulos de sus comercios. El diseño gráfico es un legado histórico que también es necesario cuidar y en Vallecas se pueden encontrar algunos letreros con tipografías antiguas y curiosas.

Azulejería
La entrada de 'La Tierruca' es uno de los mejores ejemplos de azulejería de Madrid.

Una obra de arte en cada esquina

El arte urbano es otro de los alicientes del paseo. Aquí y allá se pueden ver muros intervenidos. Es imposible no hacerse un selfie ante los dos murales gigantescos de Jaz titulados The Ruptura in Madrid e instalados en las paredes de la plaza de Puerto Rubio. En ellas, un minotauro carga un caballo bajo el brazo y, después, sobre sus espaldas.

Grafitis Vallecas
Los grafitis de la plaza de Puerto Rubio son una auténtica obra de arte.

Mientras, los amantes de lo retro pueden grabarse un vídeo de TikTok al más puro estilo Grease ante los espectaculares murales del estudio de tatuaje ‘Vallecas Tatoo Zone & Vintage’ (Nuestra Señora de las Mercedes, 6). Hay que ir mirando a un lado y a otro porque en cualquier rincón se esconde alguna obra digna de inmortalizar, incluso, alguna pared o cierre con el escudo del Rayo Vallecano, el equipo de fútbol madrileño.

Productos Potential Hardcore
‘Potencial Hardcore’ (Lozano, 15) es un establecimiento inaugurado en 1986.

Vallecas ha sido siempre un barrio con raíces rockeras y quizás por eso sus habitantes suelen sustituir la c de su nombre por la k, como acto de rebeldía. Grupos como Ska-P o Topo han salido de sus locales de ensayo y garitos. Loreto nos lleva a ‘Potencial Hardcore’ (Lozano, 15) un establecimiento inaugurado en 1986 donde, además de adquirir todo tipo de parafernalia dura y con mucha tachuela (camisetas, sudaderas, cinturones, bolsos, parches, pins, banderas…), tienen marca propia, Gamberro o Gamberra -según si se es chico o chica-, con camisetas, sudaderas y bolsos en tipografía gótica. Incluso tienen un sello discográfico propio con un amplio catálogo (en formatos LP, CD y cassette) de grupos punk, hardcore, ska, psychobilly o rap combativo, por ejemplo. Y, además, libros y fanzines.

Potential Hardcore
'Potential Hardcore' es una de las tiendas de música más veteranas de Vallecas.

Apuestas por el comercio local

Desde hace unos años, Vallecas es uno de los barrios de moda de Madrid, ya que muchos de sus habitantes han salido huyendo del centro debido a la gentrificación. “Es importante hacer barrio y aquí la gente apuesta por las cosas del barrio”, comenta Loreto. “Incluso tenemos nuestra propia cerveza”.

Frutas Mercado Vallecas
Los puestos del mercado siguen siendo los más populares a la hora de hacer la compra.

Mientras nos dirigimos a la fábrica de birras, Loreto señala un restaurante. “Aquí celebré mi boda”, recuerda. No hay bodorrio que se precie que no tenga algún producto del mar y ‘Los Mariscos’ (Nuestra Señora de las Mercedes, 5), que así se llama el local, ofrece de lunes a jueves -y por encargo- mariscada o parrillada (con botella de vino) a 47 euros. Aunque también tienen menús especiales -entre 2 personas, a 59 euros; 6 personas, a 161 euros- que incluye, aparte de la mariscada o la parrillada, entrantes de pulpo, lomo ibérico, queso y raciones a elegir de chuletas de cordero, costillas o lomo alto. Las posibilidades son múltiples, por lo que es mejor consultar su extensa carta.

Pulpo Los Mariscos
'Los Mariscos' es uno de los restaurantes predilectos para las celebraciones.

La ‘Compañía de Cervezas Valle del Kahs’ (abreviado CCVK) es una fábrica de cerveza artesana. Además de poder comprar allí las múltiples variedades que elabora, se puede picar a base de conservas, queso o variantes. En su barra se pueden encontrar varios grifos. Los seis primeros están dedicados a sus cervezas residentes (Villana, Dark-Sidekhas, 28038, Redkhas, Redplus y VII Tits) y, en otros cuatro, sus cervezas de temporada o las colaboraciones que hacen con otros maestros cerveceros. Los visitantes pueden echar un vistazo al obrador, los fermentados y la línea de llenado de botellas y latas.

Parrillada Los Mariscos
Su carta contiene 'packs' para darse un homenaje a buen precio.

El lado gastro de Vallecas

Como ya es mediodía y el estómago empieza a rugir, nos dirigimos a otro mercado de Vallecas, el de Numancia, que se ha reconvertido en mercado gastronómico. En él, se pueden encontrar puestos con productos frescos y de temporada y una zona con locales donde picar.

La Coqreta de Vallekas
En 'La Coqreta de Vallekas' trabajan con una gran variedad de rellenos.

Uno de los puestos inaugurados recientemente es ‘La Coqreta de Vallekas’ (en el puesto 10), donde la estrella es este manjar tan popular con rellenos tan sugerentes como pollo en pepitoria, pesto con kikos, o boletus, setas y almendras.

Robert Capa Vallecas
La vivienda vallecana que fotografió Robert Capa se mantiene a pesar de los años y la guerra.

De camino al Metro decidimos ir por la Avenida de la Albufera, la que podría considerarse como la Gran Vía de Vallecas, pero antes de entrar en el suburbano -y como despedida- hacemos una parada ante el famoso puente construido en 1976 y que ha sido una fuente continua de ruido y contaminación para los vecinos. Este inmenso scalextric de hormigón, que ha sido como una especie de frontera entre el barrio y el resto de Madrid, tiene previsto su desmantelamiento dentro de dos años.

Puente de Vallecas
El puente de Vallecas supone una 'frontera' entre Vallecas y el centro de Madrid.