Miguel Cuesta

Urbanita que tira al monte, encontré en la bicicleta la velocidad justa para reparar en los detalles, la excusa perfecta para charlar con paisanos y el calor suficiente para pegarme chapuzones por oasis ibéricos. Me encanta probar cualquier rareza, pero al final lo que me pierde es una buena casa de comidas.

11 NOV 2019

Apenas suma 30 kilómetros, pero ni siquiera hace falta recorrer al completo esta remota carretera segoviana para trazar un pequeño road trip otoñal de fábula. Las hoces del Riaza, pueblos con iglesias y murallas de la reconquista que parecen gritar...