Dónde pedir un pitufo en Málaga

En busca del mejor pitufo mixto de Málaga

Pitufo Málaga
El pitufo es el bocadillo por excelencia para desayunar en Málaga.

Este panecillo nació hace apenas unas décadas en Málaga, donde se ha convertido en parte esencial de sus desayunos. Jamón cocido, queso fundido y una pizca de mantequilla son la base de este bocadillo. Cualquiera de las diez formas locales de pedir el café completa la primera comidad del día, pero hay que saber elegir bien dónde pedir un pitufo.

Málaga es una ciudad donde pedir una nube y un pitufo mixto para desayunar no es ninguna locura. Hacerlo es formar parte de esos malagueños y malagueñas que piden así su primera comida del día en bares y cafeterías. El primer caso es solo una forma de las muchas que existen en la capital de la Costa del Sol para pedir un café -en esta ocasión, leche con un dedo de café-; el segundo, un panecillo tradicional en la ciudad desde los años 80.

Pitufo ingredientes
Este panecillo relleno de jamón york y queso es parte de la cultura gastronómica de Málaga.

Básicamente, un pitufo es un pan tradicionalmente blanco que hoy tiene versiones con espelta, soja o semillas, entre otras muchas. Existen multitud de opciones para rellenarlo, como cualquier otro bocadillo. Sin embargo, hay una que gana por goleada: el pitufo mixto, que incluye queso fundido, jamón cocido y una pizca de mantequilla untada sobre el pan tostado.

Desayunar Málaga
En la Costa de Sol uno empieza el día con la energía del pitufo.

Los orígenes sobre este pequeño trozo de felicidad son difusos. Hay dos teorías. La primera es la que sitúa su creación en la ‘Panificadora Mateo Luque’, en el distrito de Bailén Miraflores. En los años 80, allí decidieron crear un panecillo de menor tamaño que la tradicional viena para las meriendas de niños y niñas. Le llamaron bollito de viena y, para promocionarlo, instalaron unos neones con la forma de un pitufo portando un pan a la entrada del negocio. Por aquel entonces estos dibujos animados estaban de moda y, finalmente, la nueva creación terminó llamándose así.

La otra teoría sitúa el origen en esos mismos años pero en la panificadora ‘El Bambi’, situada en la zona de Camino de Suárez y origen de lo que hoy es la cadena de panaderías y cafeterías ‘La Canasta’, donde los venden en multitud de variedades.

Pitufo
El auge de la serie animada coincidió con la popularización de este desayuno.

La clave: productos de calidad

“Es difícil saber su origen con seguridad”, dice Manuel Tornay, presidente de la Academia de Gastronomía de Málaga, donde aún no existe un manual para definir cómo elaborar algo tan malagueño como el pitufo mixto. “Es muy nuestro. En otros lugares apenas te entienden cuando lo pides”, subraya Tornay. En Málaga sí porque se ha convertido en uno de los bocadillos favoritos para arrancar la mañana con energía.

Pitufo horno
Un buen pitufo debe pasar por el horno o la plancha.

¿Y dónde probar los mejores pitufos mixtos? Es imposible catar los de todos los bares de la ciudad, pero con paciencia se descubren dos claves: la calidad del pan no está entre los aspectos a destacar de la mayoría de cafeterías -la media es baja- y tampoco es fácil encontrar el pitufo mixto que tenga todos sus ingredientes de calidad.

Es decir, un buen jamón de york -que algunos sustituyen por un extraño conglomerado- y un queso decente. Hay quien se pasa con la mantequilla -especialmente las muy saladas, que le quitan todo el sabor al bocadillo- o quien se viene demasiado arriba con el aceite, volviéndolo pringoso. También existen los lugares donde el pan se sirve frío, destrozando por completo la esencia de cada bocado.

Pitufo cortado
Así se consigue cocinar el jamón york y fundir el queso.

Los mejores están en zonas humildes

Por eso hay que buscar bien y hay que bucear en rincones de zonas humildes, como Sacaba Beach, para encontrar a algún camarero que lance una pregunta clave: “¿Pasamos el jamón de york por la plancha?” Es lo que ofrecen en el ‘Bar Paco’ (Plaza Blanes, 13), donde merece la pena acercarse solo para saborear un buen pitufo mixto acompañado de un estupendo café. Más allá hay otros negocios donde saben preparar bien este desayuno. Uno de ellos se llama ‘Bar Lucy’ (Paseo de los Tilos). Otro es ‘20 Pa ka’ (Vivaldi, 2), en Carretera de Cádiz. En la zona este de la capital se esconde ‘Al Sur’ (Quitapenas, 81), en la barriada de El Palo, frente al mar, para desayunar con aires marineros. 

Calle de Bruselas Málaga
En 'Calle de Bruselas' hacen uno de los mejores pitufos de la ciudad.

En la plaza de la Merced, junto a la Casa Natal de Picasso, sirven un pitufo mixto que merece celebración y, sobre todo, hacer hueco cada mañana para saborearlo con calma. Se trata del que elaboran en la cafetería ‘Calle de Bruselas’ (Plaza de la Merced, 16), que abrió hace 26 años y es hoy uno de los establecimientos preferidos por los residentes de la zona.

Rafael Prados Café Central
Rafael Prados, de 'Café Central', es toda una institución en esta materia.

Para Nacho Valle, propietario del negocio, la primera clave para hacer un pitufo mixto es contar con un buen pan del día, que él adquiere en una panadería del barrio. La segunda, utilizar jamón cocido de buena calidad, tanto como el queso. La guinda final la pone la mantequilla untada en el pan, pero solo una pizca. “Luego hay que tostar todo, derritiendo el queso y consiguiendo que el jamón se caliente”, dice Valle, cuya clientela también suele desayunar pitufos con aceite y tomate, pero que también se atreve a veces a completarlos con lomo en manteca, salchichón o beicon y queso. “Tiramos a lo tradicional, aquí no encontrarás cosas raras para turistas”, subraya.

Café Central Málaga
El 'Café Central' lleva décadas sirviendo el conocido como 'Desayuno malagueño'.

Otro de los pitufos clásicos es el del ‘Café Central’ (Plaza de la Constitución, 11) que va camino de su desaparición en un par de meses. Por eso hay que aprovechar los días que le quedan de vida para saborear lo que aquí denominan Desayuno malagueño. Incluye un café doble, el pitufo mixto y una loca pequeña, dulce tradicional en Málaga. “En él hay tres inventos malagueños: la forma de pedir el café, el pastel y el pan”, subraya Rafael Prados, responsable del negocio y cuyo padre inventó las diez maneras de pedir un café que hoy se han convertido en un atractivo turístico malagueño más e, incluso, tiene música propia en Spotify.

Desayuno malagueño
A este desayuno, además del pitufo y el café, se le añade una 'loca' tradicional.

El empresario asegura que el mixto es uno de los pitufos más solicitados, pero recuerda que no existe un manual con los pasos a seguir para elaborarlo. “Al final te adaptas al comensal: hay quien lo quiere más o menos tostado, con aceite en vez de mantequilla… hay un reguero de peticiones enorme”, añade.

Terraza Café Central
Solo en las terrazas malagueñas se entiende el pedido de "pitufo con una nube".

Fuera de la capital

Finalmente, a un estupendo paseo en bici de la capital, en Torre de Benagalbón (Rincón de la Victoria) se puede encontrar uno de los pitufos mixtos más interesantes. Lo sirven en ‘La Calma Playa’ (Avenida de la Axarquía, 40), un restaurante que abrió en 2015 inspirado en los aires surferos de numerosos establecimientos de la costa de Tarifa. Lo hace en su decoración, con materiales reciclados y reutilizados, pero también en su terraza con orientación al mar. De hecho, está prácticamente a pie de playa y es un lugar ideal para disfrutar del Mediterráneo en cualquier época del año.

La Calma Rincón Victoria
Desayunar con el Mediterráneo de fondo alegra la mañana.

Cuenta Jorge López, uno de sus socios, que ni los desayunos ni el pitufo mixto han sido sus grandes apuestas, pero que al ver el éxito entre la clientela le han prestado cada vez más atención. Proponen desde huevos benedict hasta tostadas con salmón ahumado, aguacate, mango y queso cremoso, utilizando frutas de la Axarquía malagueña. Y su pitufo mixto es exquisito.

Pitufo mixto
Aunque admite variaciones, el pitufo mixto sigue siendo el rey.

Aseguran aquí que la clave es utilizar “buen producto y ponerle mucho cariño”. Pero conociendo su elaboración se entienden más cosas. Como ingredientes utilizan queso edam y jamón de pata deshuesado, con un buen pan al que añaden una pizca de mantequilla que no sea margarina. “Después todo va al horno”, añade López. Es ahí donde el pan se vuelve crujiente, el jamón se asa ligeramente y el queso se funde. Si al bocado le sumas buen café, zumo de naranja y un buen sol frente al mar, poco más se puede pedir. Quizá, otro pitufo más. ¡Qué no falte!

La Calma Playa
El equipo de 'La Calma Playa' mejora el desayuno con su buen rollo.