Pégales un buen bocado

Bocadillos con pedigrí en Barcelona

El 'american sensation: seis lonchas de pastrami en pan bagel.
El 'american sensation: seis lonchas de pastrami en pan bagel.

A pesar de los dimes y diretes, la capital catalana dispone de una sucinta oferta de bocatas, de todos los tipos y pelajes, que pueden llenar el estómago de cualquier amante de la buena gastronomía sin dañar su economía.

Barcelona es una meca gastronómica y poca duda cabe de ello: los hermanos Adriá, Gaig, Arola, Abellan, Manresa, el desaparecido Santi Santamaria, Fermí Puig, Ismael Prados, los Roca (aunque Girona quede un poco más lejos)… la lista es interminable. Sin embargo, ante la tentación de rascarse la cartera para disfrutar de la nueva (o la vieja) escuela del buen comer catalán, existe otra opción, igualmente sabrosa, más económica y -seguramente- más transversal: el bocadillo.

Entrepanes Diaz

El bocadillo estrella de la casa homenajea al decorador del bar.
El bocadillo estrella de la casa homenajea al decorador del bar.


La primera parada debería ser 'Entrepanes Diaz' (Calle de Pau Claris, 189), en el corazón del kilómetro de oro que traza el passeig de Gràcia, y conocido por una deliciosa particularidad: sus empleados sobrepasan los 50 años de edad porque así lo quiso el jefe. Rafa, Baldo o Jorge, representan al camarero de toda la vida, el profesional que atiende con sonrisa de metro y medio.

Está en el corazón del kilómetro de oro de la ciudad.
Está en el corazón del kilómetro de oro de la ciudad.


Con eso y un 'Antxon', el bocadillo estrella de la casa, es imposible no salir satisfecho. El 'Antxon', homenaje al decorador del bar, incluye chistorra, nido de patatas y un huevo escalfado que explosiona en la boca del comensal. El roast beef y el de calamares tampoco desentonan, pero el 'Antxon' es una cosa muy seria.

ENTREPANES DIAZ - Calle de Pau Claris, 189. Barcelona. Teléfono: 934 15 75 82.

La Viblioteca

Así luce su famoso bikini trufano.
Así luce su famoso bikini trufano.


'La Viblioteca', en el barrio de Gracia, es otro templo a visitar. Uno de los mejores steak tartar de la ciudad, una impresionante carta de vinos, un sinfín de quesos, seleccionados por su incansable dueño, y una ensalada de bonito que quita el hipo.

Sus deliciosas sardinetas el delta.
Sus deliciosas sardinetas el delta.


Pero el bocata (al fin y al cabo, a eso hemos venido) se llama bikini trufado. Es un mixto (jamón y queso), pero el jamón es ibérico, el queso mozzarella y el toque final lo da la trufa. Un manjar de cinco estrellas (pida dos raciones, no se arrepentirá) que -dicen los rumores- surgió de la sala de máquinas de 'El Bulli'.

LA VIBLIOTECA - Calle Vallfogona, 12. Barcelona. Teléfono: 932 84 42 02.

Tapas 24

También puedes pedir uno de calamares en su tinta.
También puedes pedir uno de calamares en su tinta.


La misma combinación que el bikini de la Viblioteca puede probarse en 'Tapas 24'. Si está allí pida también sus boquerones al limón. Eso sí, tendrá que esperar: no admiten reservas.

TAPAS 24 - Calle Diputación, 269. Barcelona. Teléfono: 934 88 09 77.

Cal Marius

Aquí todo es más que apetecible.
Aquí todo es más que apetecible.


Otro de los must de la ciudad se encuentra a 200 metros de la Sagrada familia y tiene el aspecto de una taberna clásica. Su dueño, el señor Marius, es una institución del Eixample y el culpable de que todo el barrio hable del pastrami. En su bar, 'Cal Marius', se pueden probar unas olivas rebozadas que parecen salidas del Trastevere romano y unas empanadillas de atún de nivel superior, pero la casa es célebre por sus bestiales bocadillos de pastrami.

Sus olivas rebozadas con relleno de almendra.
Sus olivas rebozadas con relleno de almendra.


Unas torres con un embutido insuperable y toda clase de acompañantes. Nosotros recomendamos el catalán, con pastrami, cebolla caramelizada, atún y una espectacular salsa, pero déjense aconsejar. Ah, y el sitio dispone de un -inacabable- menú para celiacos.

CAL MARIUS - Calle Mallorca, 449, Barcelona. Teléfono: 935 12 79 77.

Sagás

Un paraíso para los amantes de la gastronomía de terruño.
Un paraíso para los amantes de la gastronomía de terruño.


En el Born, barrio de moda desde tiempos inmemoriales, hay que visitar el Sagás (pla de Palau, 13), un sitio de esos de organización vertical: siembran, cultivan, distribuyen y dan de comer.

Butifarra blanca con pimiento rojo.
Butifarra blanca con pimiento rojo.


Panes de lujo, una tortilla de patatas que se deshace en la boca y algunas delicatesen de esas que hay que disfrutarlas a mordisco pelado: el impresionante bocata de 'porchetta', el de tartar de vaca vieja o el de pollo al curry. Un paraíso para los amantes de la gastronomía de terruño.

SAGÁS Pla de Palau, 13. Barcelona. Teléfono: 933 10 24 34.

El Quimet d'Horta

En este local, presumen de materia prima.
En este local, presumen de materia prima.

Y por aquello de alejarnos de los puntos neurálgicos, el que quiera una degustación de un bar popular, de excelente materia prima y sabrosísimos entrepanes, el Quimet d'Horta es la institución que estaba buscando: sus chapatas son las mejores de Barcelona (ellos dicen "posiblemente", nosotros se lo quitamos) y sus butifarras, tortillas y embutidos son de otro planeta.

En este local, presumen de materia prima.
En este local, presumen de materia prima.


¿Una recomendación? El de bacon, queso, pimiento y huevo. No olvide pedir doble ración de servilletas y una de sus cervezas bien frías, como mandan los cánones.

EL QUIMET D'HORTA - Plaza de Eivissa, 10. Barcelona. Teléfono: 933 58 19 16.

Bonus: el Viena

Su bocadillo de jamón se hizo famoso gracias a un periodista de EEUU.
Su bocadillo de jamón se hizo famoso gracias a un periodista de EEUU.


Es una franquicia, sí, pero sus bocadillos son estupendos. Un periodista del New York Times entró un día hambriento en uno de los locales de la marca (el que tienen en las Ramblas) y se pidió el bocadillo de jamón ibérico. Ya de vuelta en casa escribió: "Por decirlo en pocas palabras: el mejor bocadillo que me he comido en mi vida". La reseña cuelga en el local, faltaría más. Ah, y sirven la cerveza en jarra de cerámica.

Su fachada exterior en plena Rambla.
Su fachada exterior en plena Rambla.