Apartamentos 'Feel Free' (San Sebastián)

Casas para quedarte a vivir

Luminosidad y espacio para moverse a gusto.
Luminosidad y espacio para moverse a gusto.

Apartamentos para ir el fin de semana hay cada día más. Pero cuesta encontrarlos como los de 'Feel Free', confortables y amueblados con gusto. En los que al salir estás deseando volver para dormir en una buena cama tras un intenso día de turismo. 

Si es verano, al abrir la puerta una brisa fresca da la bienvenida. Lo mismo pasa en invierno, cuando la humedad se te mete en los huesos y estás deseando descansar en un ambiente cálido. Es la percepción de que te encuentras en un sitio agradable, de que has acertado en la elección.

Luminosidad y espacio para moverse a gusto.
Cada apartamento es diferente, con una decoración acogedora y funcional.

Juan Ramón Vega tiene muy claro lo que uno busca cuando se escapa un fin de semana o unos días de vacaciones: "La ventaja de los apartamentos es la privacidad y que son un lugar de reunión. En el hotel hay que bajar al lobby para encontrarte con los tuyos, aquí compartes desayuno y charlas. Además el contacto con la gente local es mayor. Bajas a comprar el pan, ves el producto de temporada y lo puedes preparar en tu propia cocina si te apetece".

Juan Ramón, socio y director, a las puertas de la oficina en pleno centro de Donostia.
Juan Ramón, socio y director, a las puertas de la oficina en pleno centro de Donostia.

Así cuando pases por el famoso mercado de la Bretxa o el de San Martín te llevarás los tomates o las vainas que las señoras de los caseríos desgranan en el puesto para guisarlas en el apartamento, si estás ya hasta arriba de tantos pintxos ricos.

La sensación de estar en una casa en la que podrías quedarte a vivir.
La sensación de estar en una casa en la que podrías quedarte a vivir.

En otoño de 2006, cuatro socios con ganas de hacer bien las cosas arrancaron una web de reserva online con disponibilidad real en Donostia.  "Mi hermana Arantxa Vega y yo hemos hecho turismo los dos. Mi socio estudió económicas y su mujer, Amalia Urcola, es arquitecta y se ocupa de las reformas. Arantxa es directora de atención al cliente y Carlos Villalain es responsable de sistemas", explica Juan Ramón que es el director y gestiona un equipo de entre 35 y 50 personas, dependiendo de la temporada.

Las llaves esperan a exigentes clientes.
Las llaves esperan a exigentes clientes.

En Donostia cuentan con 140 apartamentos y en Baqueira, 70, a los que se acaba de sumar Hondarribia. La razón de que manejen dos destinos tan dispares es que Vega trabajó durante siete años en la estación de esquí y conoce a fondo las necesidades y el perfil de quienes van unos días a practicar deportes de invierno.

Los elementos decorativos evidencian la preocupación por crear un ambiente amigable.
Los elementos decorativos evidencian la preocupación por crear un ambiente amigable.

Camas mullidas de un blanco inmaculado, maderas en el suelo, sofás en tonos neutros y colores claros en los que la intensidad queda reservada a pequeños detalles –una butaca naranja, una pared malva o un cojín rojo–. Desde estudios a apartamentos con cuatro dormitorios, en barrios céntricos y con vida propia.

Extranjero de alto poder adquisitivo, que busca calidad, es uno de los perfiles de cliente.
Extranjero de alto poder adquisitivo, que busca calidad, es uno de los perfiles de cliente.

"El perfil del cliente es de nivel adquisitivo alto. En San Sebastián, un 40 % es cliente nacional, un 30 % son anglosajones (EE UU y Reino Unido) y de otros países como Holanda o Alemania, más un 10 % francés. En Baqueira un 70 % nacional, un 20 % francés, un 5 % de Portugal y Reino Unido y otro 5 % del resto países".

Da gusto poder relajarse un rato antes de seguir pateando la ciudad y sus alrededores.
Da gusto poder relajarse un rato antes de seguir pateando la ciudad y sus alrededores.

Juanra tiene claro que las fotos deben reflejar la realidad. "El cliente tiene que encontrarse con lo mismo que ve en la web para que no quede decepcionado". Por eso cuidan que el apartamento esté bien presentado. "Presentar es que todo funcione. Encender la calefacción o el aire acondicionado, dejar la luz encendida en el hall, como lo que haría una gobernanta en un hotel. Que los electrodomésticos estén en condiciones. También dejamos un detalle de bienvenida, vino o chocolatinas, set de jabones, y las persianas subidas siempre".

La playa de Zurriola, desde la terraza de uno de los apartamentos.
La playa de Zurriola, desde la terraza de uno de los apartamentos.

Un apartamento de una habitación tiene un precio medio de 150 euros. La mayoría son de dos habitaciones con dos baños porque son los más solicitados. Principalmente se alojan familias, aunque varía según la estación del año. "En temporada media vienen más parejas y en alta más familias. La gente es educada y con cultura de viaje", explica Juanra.

Te puede interesar...