Embalse de El Grado

El Grado (Huesca)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

La localidad oscense de El Grado esconde un diamante. Azul turquesa, tiene forma de embalse y brilla con la majestuosidad de las mejores gemas. Recibe su nombre del pueblo que le vio nacer, allá por 1969, y es la envidia de todo espacio natural. Cielo y agua forman una simbiosis difícil de igualar en un territorio en el que el verde, gracias a la inmensa foresta que flanquea al embalse, también quiere ser protagonista. Pero lo tiene difícil. Y es que competir con unas aguas tan bellas se antoja prácticamente imposible. Profundas y frías, son todo un reclamo para los turistas que, maravillados, no pierden oportunidad de inmortalizarse junto a la presa, con el Pirineo aragonés al fondo como improvisado testigo de excepción. Varios riscos de piedra gris limitan una superficie acuática que parece no tener fin. El sol se eleva sobre las montañas y se refleja en las aguas conformando un espectáculo de contrastes indescriptible. Una obligada visita a un lugar que no tiene nada que envidiar a ningún paraíso que se precie. 

Localización

Embalse de El Grado, 22394, Huesca