{{title}}
{{buttonText}}

Río Barbantiño

Maside, Ourense/Orense

Compartir

Desde hace siglos Galicia esconde uno de los mayores tesoros de la tierra. Tres municipios, Punxín, Maside y Amoeiro, tienen el honor de compartirlo; de disfrutarlo. Nos referimos al río Barbantiño. Afluente del Miño, nace en Punxín y recorre el noroeste de la Península con una viveza impresionante. Fluye como si no hubiera mañana. Lleno de energía, está dispuesto a comerse el mundo. Sin miramientos, arrasa todo lo que se le pone por delante. El paisaje que lo flanquea es una bendición para nuestros ojos: un sinfín de árboles, suelos pedregosos, animales… todos se rinden a él. Alegre y descarado, se aprovecha de las lluvias caídas en el invierno para hacerse aún más fuerte. Viejos molinos, puentes, pozas y presas le ven pasar con admiración. Nadie puede detenerle. Ni siquiera los castores se atreven a asomar la cabeza. Su superioridad es insultante y da lugar a maravillas como la ‘Fervenza do Bergantiño’. Una cascada en la que el enemigo  tiene forma de roca y que el Barbantiño  supera con suma facilidad. Tras abandonar Maside, se aproxima a Amoeiro, concretamente a O Bañiño. El todopoderoso océano Atlántico le reclama mientras el Miño le espera para hacer escala. No puede negarse. Es el final de un ciclo maravilloso que, por suerte, nunca parará de repetirse.

Localización