Leyendas de una laguna negra

Vinuesa (Soria)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

La Laguna Negra, como el resto de la provincia de Soria, está envuelta en un halo de misterio. Será porque su visión sobrecoge en medio de un decorado teatral encajado a casi 2.000 metros de altura, en plena sierra de los Picos de Urbión. El caso es que, mucho antes de que el poeta Antonio Machado ambientara aquí su romance La Tierra de Alvargonzález, ya pesaban las leyendas sobre este paraje considerado uno de los más impactantes de la geografía española.

Leyendas tales como que la laguna carece de fondo y que está comunicada con el mar a través de una serie de cuevas y corrientes subterráneas. O que en sus profundidades habita una suerte de monstruo que devora a cuantos se sumergen en ella. Historias, al fin y al cabo, que forman parte de un imaginario con pocos visos de ciencia. Porque, sin ánimo de desmontar mitos, conviene remarcar que la popular travesía a nado que se celebra todos los veranos (el primer fin de semana de agosto) nunca ha contemplado bajas. Y ni siquiera el nombre del lugar le hace, por así decirlo, una justicia absoluta: sus aguas no llegan a ser negras sino de un profundo azul oscuro.

Una experiencia ideal para cualquier época del año es un paseo entre bosques de hayas, álamos y chopos, donde se esconden zorros, comadrejas, corzos y jabalíes. Y donde rapaces como el águila real, el águila culebrera o el halcón peregrino se codean con especies raras como el piquituerto o el carbonero palustre. Y es que la alternancia de ambientes boscosos con zonas montañosas convierte este parque en un referente de la avifauna y un edén para amantes del birdwatching.

Localización

Laguna Negra