Un chapuzón en el Infierno

Jerte (Cáceres)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Ubicada entre Cabezuela del Valle y Jerte se encuentra la joya de la corona del Valle del Agua: la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Tanto si uno desea ver espectaculares cataratas -para ello es recomendable ir antes de que finalice la primavera- como buscar un lugar propicio para el baño, pasear entre bosques de robles o disfrutar de un entorno natural en la sierra, hay infinidad de rutas que pueden realizarse en este espacio protegido.

Sin embargo, una de las más populares por su impresionante belleza y por la promesa de un chapuzón al final del trayecto es la de Los Pilones, una imponente sucesión de trece piscinas naturales formadas en el granito. Para llegar hasta esta formación natural, que también recibe el nombre de Marmitas de Gigante, hay que caminar aproximadamente seis kilómetros –ida y vuelta– en un recorrido de escasa dificultad. El trayecto arranca en el Centro de Interpretación de la Reserva Natural y está perfectamente señalizado. Si se visita antes del verano, desde el mirador que se encuentra en el sendero se puede disfrutar de una de las grandes cascadas del valle: el Manto de la Virgen.

Localización

Los Pilones