Las calles del itinerario permanecen repletas y expectantes, tanto cuando se celebran las procesiones intramuros como extramuros. Los asistentes guardan silencio para la contemplación del paso, reconociendo el esfuerzo de la cofradía de costaleros, mientras los móviles fotografían sin perder detalle. Todo se tiñe del blanco impoluto, límpido, de los atuendos de los nazarenos. Sus ojos, a través de los orificios en sus togas, se asombran del gentío. Proclamada de interés turístico internacional, hace tan solo tres años, esta festividad es de las más destacadas de toda la provincia, por belleza y tradición. De hecho, su historia cuenta con medio siglo de celebraciones. Su trazado es de los más bellos de la provincia, comenzando en los monumentos representativos de la localidad como puede ser el caso del convento de Santa Teresa, la parroquia de San Pedro o la catedral del Salvador. 

Contacto

Localización

40.656678, -4.700120