Ahigal

Ahigal

Información turística: 927439010

Web información turística

Las comarcas altas de Extremadura son tierra abonada para las leyendas y la magia, pero en pocos lugares alcanzan tanta fuerza como en esta población de Ahigal que, enmarcada por el río Alagón, desde antiguo, tiene fama –ganada o inventada, que hable la tradición– de ser tierra de brujas, magos y seres de ultramundo de todo tipo. Su riquísimo folclore, con bodas que duran dos días o brujas reencarnadas en gallos que se subastan durante las fiestas del Cristo, marca su carácter.

La historia del municipio es tan rica como sus tradiciones. Se encuentran aquí grabados rupestres, estelas funerarias, pinturas zoomorfas y restos romanos. Un cóctel que, unido al paso del Camino de Santiago, hizo de Ahigal en tiempos una industriosa población. Prueba de ello son los lagares y molinos que asoman aún en algunas de sus calles. De las tres ermitas del pueblo, la de los Santos Mártires, la barroca del Santísimo Cristo de los Remedios y la de Santa Marina, mima la leyenda a la última, que nos dice que fue edificada sobre un un templo romano. El punto de encuentro para los lugareños desde hace siglos es, también, uno de los mayores atractivos de Ahigal: se trata de la cruz renacentista que, levantada en 1559, adorna la Plaza de la Iglesia, edificada entre los siglos XV y XVII bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción.

Compite el mercadillo de Ahigal con el de Plasencia por ser el mejor del norte de Extremadura. Para comprobarlo basta con acercarse un domingo cualquiera, cuando se celebra además la lonja de ganado. Y el tercer domingo de septiembre se celebra la Feria Nacional del Perro y la Caza, que atrae a centenares de visitantes procedentes de todo el país.

Planes en Ahigal

Ver todos