Almagro

Almagro

Información turística: 926860717

http://www.ciudad-almagro.com/

Cuando el viajero llega a Almagro, inmediatamente se convierte en espectador. La localidad de Ciudad Real se debe en cuerpo y alma a las artes escénicas desde que redescubriera y reabriera su clásico Corral de Comedias, el mejor conservado del país. La visita es obligada, mejor aún si se asiste a una obra, para sentir desde su patio de butacas, con su peculiar pozo y con 'La Cazuela', desde donde las mujeres disfrutaban del espectáculo. Así vivía el público las obras de Tirso de Molina, Lope de Vega o Calderón de la Barca durante el Siglo de Oro. Esta tradición se celebra cada mes de julio, cuando Almagro se engalana para celebrar el espectacular Festival de Teatro Clásico. En octubre se viste de nuevo con sus mejores galas, pero para celebrar el Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo.

El Corral es el protagonista de la Plaza Mayor, núcleo e icono de la ciudad gracias al verde que decora los ventanales que descansan sobre sus soportales de columnas toscanas. La preside el majestuoso Ayuntamiento y la vigila la estatua que homenajea al explorador y capitán general de Chile, Diego de Almagro, rodeado por unos jardines. En torno al epicentro de la vida de los almagreños se afianza la relación de Almagro con el escenario en el Museo Nacional de Teatro (situado en el suntuoso Palacio Maestral), el Teatro Municipal y el Hospital de San Juan, convertido en auditorio (y sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico) que, además, acoge el Espacio de Arte Contemporáneo. Porque el patrimonio del municipio manchego va más allá de las artes escénicas, con numerosos templos como las iglesias de San Agustín, San Bartolomé y Madre de Dios y una arquitectura civil donde destacan el Palacio de los Condes de Valdeparaíso o el antiguo almacén de la familia Fugger, conocidos como Fúcares. Esta familia alemana llegó a trabajar para la corte de Carlos V y colocaron a la localidad en el mapa comercial español. Además, Almagro protege y da cuenta de sus costumbres y tradiciones en el Museo Etnográfico y el Museo del Encaje. Y el telón no caerá sobre Almagro hasta que el viajero se acerque a alguno de sus restaurantes para probar su producto estrella: las berenjenas en vinagre.

Las galerías formadas por los soportales de la Plaza Mayor servían de tribunas para actos públicos, religiosos y festivos. De hecho, la plaza fue escenario de las famosas corridas de toros que se realizaron hasta 1785, cuando Carlos III las prohibió.