Ayoó de Vidriales

Buen vino, tierras fértiles y manantiales

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

En la comarca zamorana de Benavente y los Valles, a 100 kilómetros de la capital, se ubica el municipio de Ayoó de Vidriales, que comprende además las pedanías de Carracedo de Vidriales y Congosta. En el término municipal hay numerosos manantiales, lo que hace que sus tierras sean muy fértiles y se produzca un buen vino, acogido a la denominación de los Valles de Benavente. Cerca de la localidad se encuentran los embalses de Congosta y Ayoó, lugares donde se pueden observar diversas aves acuáticas.

La fundación de Ayoó tuvo lugar con la instalación, en el siglo IX, de un monasterio denominado 'Ageo', de cuyo nombre deriva el del municipio. Fue arrasado por Almanzor y los monjes y, pasado el peligro, se instalaron de nuevo en el lugar hasta que fueron expulsados por los templarios, que estuvieron en sus dependencias hasta su disolución por el papado. Durante su estancia levantaron un recinto defensivo para defender el sitio, del que hoy se puede contemplar una sólida torre. En Ayoó, y algo aislada del pueblo, se sitúa la monumental Iglesia de San Salvador, que en su interior posee una bella pila bautismal labrada. Paseando se llega a la Torre del Temple y un poco más lejos se ubica la Ermita de San Mamés. En Carracedo, es interesante la Iglesia de San Miguel y, en Congosta, la de San Martín.

Localización