Calatañazor

Calatañazor

Información turística: 975183641

Web información turística

Los azores, un tipo de ave rapaz, y los castillos podrían ser el origen de la toponimia de Calatañazor, derivada del árabe Qalat al-Nusur o Castillo del Azor. Este tesoro arquitectónico se alza en una colina bordeada por el sabinar de Calatañazor, considerado uno de los mayores bosques de esta especie de la Península. El recinto amurallado de esta localidad -declarada Conjunto Histórico-Artístico- parece congelado en el tiempo y nos permite pasear por las calles empedradas e imaginar cómo fue la vida en esta aldea medieval.

Una empinada cuesta nos lleva a la plaza Mayor, donde encontraremos el ayuntamiento y la picota o rollo jurisdiccional, flanqueados por casonas de pintoresca arquitectura. Destaca también por su gran valor histórico el castillo de Calatañazor, que aún conserva su torre del Homenaje, una necrópolis medieval, los restos de las ermitas de Santa Ana y San Juan Bautista y la iglesia gótica de Nuestra Señora del Castillo.

Cuenta la leyenda que el mítico guerrero musulmán Almanzor fue derrotado en la batalla de Calatañazor y poco después falleció del disgusto en Medinaceli, en el año 1002. Así se popularizó el dicho “En Calatañazor, Almanzor perdió el tambor” (interpretando tambor por ganas de vivir). Esta localidad le recuerda con una estatua y un poema. La leyenda se extendió entre los siglos XII y XIII, aunque los historiadores no son tan románticos y creen que Almanzor no murió por este motivo, sino por la evolución de su gota.

Planes Cercanos

Planes en Calatañazor

Ver todos