{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Cimballa

Naturaleza agreste en el límite con Castilla

Compartir

Al suroeste de la provincia de Zaragoza, en el límite con Guadalajara y rodeada de un paisaje agreste repleto de contrastes, se levanta la recoleta localidad de Cimballa. Sobre una colina se alzan los restos del castillo medieval. Dentro ya de su pequeñísimo casco urbano, en el que se suceden las casas con fachadas de piedra y adobe, destaca la Iglesia Parroquial de la Purificación de Nuestra Señora (siglo XVIII), que conserva en la fachada elementos románicos de un templo anterior. En su interior alberga numerosos retablos de diversos estilos y épocas, además de distintas piezas de orfebrería y una hermosa pila bautismal medieval. A un kilómetro del pueblo se encuentra la pequeña Ermita de Santa Águeda.

La naturaleza que rodea a Cimballa es otro de sus alicientes. La zona está repleta de cuevas naturales, fuentes y manantiales en unos parajes configurados por el agua del río Piedra. Uno de los lugares más curiosos es el conocido como Los Ojos del Piedra, unos humedales de gran belleza. Cerca del río también se encuentra un molino harinero (siglos XVII-XVIII) cuya maquinaria aún hoy funciona. La mejor manera de conocer todos estos sitios es recorriendo a pie los senderos y rutas que atraviesan el municipio.

Contacto