{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Corvera de Toranzo

Testimonio de las Guerras Cántabras

Compartir

En la margen izquierda del Pas, 50 km2 y 11 pueblos conforman un municipio que presume de las mejores quesadas y sobaos pasiegos, sobre todo los de Ontaneda y Alceda. Y esta última localidad es también uno de los referentes de Corvera, con su balneario, cuyas aguas termales son muy apreciadas por quienes padecen problemas dermatológicos. En sus montes se vivieron cruentas batallas de las Guerras Cántabras, tal y como atestiguan yacimientos arqueológicos como el de La Espina del Gallego. La de Corvera es una sierra boscosa, que en su parte baja, cuando llega al Pas, se transforma en prados bien cuidados. No en vano la agropecuaria es la actividad principal de sus habitantes. En su momento, entre los siglos XVI y XVIII, se levantaron notables casas de estilo pasiego, como las que pueblan Alceda, declarado conjunto histórico, o la casona de Díaz de Villegas en Corvera, o la de Calderón de la Barca y la torre de Agüero, ambas en San Vicente de Toranzo. En este pueblo, gracias a la labor de Carlos López d’Herf, quien a lo largo de la década de los noventa dedicó su tiempo libre a recoger y adquirir piezas de carácter etnográfico, se ha conformado el museo El hombre y el campo, con más de un millar de utensilios de toda índole.

Contacto