{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Cubo de Benavente

Arroyos y mariposas en el límite con la Carballeda zamorana

Compartir

En un paraje extraordinario, este término municipal está situado en la zamorana comarca de Benavente y los Valles, justo en el límite con la Carballeda, y dista unos 98 kilómetros de la capital. Aunque en el entorno se ha hallado un dolmen, poco se sabe de sus primeros pobladores. En la Edad Media se integró en el reino de León y más tarde, por donación real, pasó a formar parte del condado de Benavente. Su variada vegetación, compuesta por encinas, robles, pinos, jaras, carrascas, brezos y verdes praderas, está regada por varios arroyos. Hay abundante fauna y en su entorno se practican la caza y la pesca. Además, pueden contemplarse variados y abundantes ejemplares de mariposas.

En las cercanías del pueblo, excavadas en las laderas del monte, se ven varias bodegas tradicionales, ya que los moradores se dedican desde la antigüedad a elaborar vino para su propio consumo. En el núcleo urbano se perciben sus típicas casas de adobe y piedra y, en el centro, se alza la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de factura románica, aunque muy modificada. Tiene una curiosa escalera exterior por la que se llega al campanario. En su interior alberga un bello retablo e interesantes imágenes.

Los habitantes de Cubo de Benavente celebran fiestas en mayo por San Isidro. A mediados de agosto festejan a la Virgen de la Asunción y, a mediados de agosto, el protagonista de las festividades es San Roque.