{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Encinas de Esgueva

Castillos medievales al pie de un embalse

Compartir

De origen celtibérico, este pueblo del Valle de Esgueva fue frontera entre territorios cristianos y musulmanes y siglos después entre los reinos de León y de Castilla. En el año 1394 don Diego López de Zúñiga inició la construcción del castillo que hoy todavía se conserva en pie y es un interesante punto turístico. De planta rectangular, con patios interiores, barbacana (fortificación defensiva que protegía la puerta principal) y foso de piedra, el castillo fue comprado dos siglos después por la familia Aguilar, cuyos escudos todavía se observan en las esquinas.

La iglesia de San Mamés, construida en el siglo XVI, es otro de sus enclaves más importantes, con bóvedas de crucería y medio punto, y un retablo de estilo plateresco en la capilla de los Salcedos. Por último, los visitantes que busquen un espacio natural tranquilo pueden dar un paseo de dos kilómetros hasta el embalse de Encinas, donde está permitido el baño, la pesca y el buceo.