La Adrada

Fortaleza para interpretar un valle

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Localidad de unos 2.600 habitantes situada en el cruce de las carreteras CL501 y AV930. Está muy cerca de Sotillo de la Adrada y dista de Ávila 75,3 km.

El de La Adrada es uno de los castillos más imponentes, por adusto y guerrero, del sur de Ávila. Que hoy sea también centro de interpretación del valle del Tiétar no es casual, recuerda que La Adrada era prácticamente la única población importante durante la alta edad media en este tramo inicial del río, que acaba de nacer al este.

Hablamos de unos 2.600 habitantes que en las vacaciones se triplican fácilmente con visitas y veraneantes de las urbanizaciones. Es normal por la cercanía de las grandes ciudades madrileñas, un microclima amable protegido por las estribaciones del macizo oriental de Gredos que propicia la diversidad de paisajes y especies vegetales en la llamada Andalucía de Ávila.

Como otras poblaciones del Tiétar, combina montaña, bosque y agua. Lo rodean pastos cercados, grandes extensiones de pinar y dehesa, los sotos y la vegetación de ribera en el Tiétar y el río Escorial (o Garganta de Valdetejo). Al otro lado de la sierra comienza la Reserva Natural del Valle del Iruelas con los llamados bosques mágicos y el pantano del Burguillo.

El patrimonio cultural también sostiene a La Adrada como referencia turística. Algunas de las casas más típicas se ubican en el barrio El Torrejón, junto a un mirador, con viviendas de piedra y enfoscado encalado, entramados de madera y algunos balcones voladizos, señal del buen clima al sur de Gredos. La Feria guarda el que se considera edificio canónico de la arquitectura popular: la casa del Tío Talís, en una de esas clásicas bifurcaciones de pueblo serrano. No le falta nada, tiene balcón, primer piso de sillarejo, segundo encalado y tercero, la buhardilla, con entramado.

Otros rincones pintorescos: desde luego la plaza con fuente de cuatro caños, un árbol protegido como ejemplar singular, varias casonas de piedra y un gran ayuntamiento (de rigor en el Tiétar) que casi parece iglesia por la altura de su torre y el remate de espadaña. La calle Escalerillas, que parte de la plaza, también conserva ejemplos de arquitectura tradicional, mientras que la calle Larga contrasta con edificios señoriales. Un templo de empaque herreriano, la iglesia de la Transfiguración del Señor y la placita del Riñón donde aún se celebra un mercado.

En el término, restos de molinos de papel en la garganta de Santa María o los puentes sobre el Tiétar y algunos arroyos.

Contacto

Localización