{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Losacino

Tierras templarias en incomparables paisajes

Compartir

Este término municipal, regado por los ríos Esla y Aliste, se compone de las localidades de Losacino, que es la cabecera, Castillo, Muga y Vide de Alba. Pertenece a la comarca zamorana de Alba y está situado al oeste de la provincia, a 37 kilómetros de la capital. El emplazamiento de Losacino no es el original, ya que al construirse el Embalse de Ricobayo, que lo inundó, tuvo que trasladarse. La zona alberga bellos parajes, excelentes para la caza y pesca, así como para otros deportes de naturaleza.

Existen varios yacimientos arqueológicos que muestran lo temprano de su poblamiento, desde el Paleolítico, sin que haya sido abandonado hasta ahora. Por estos lugares pasaron vacceos, romanos, musulmanes, mozárabes e incluso templarios, ya que Losacino perteneció a esta orden durante los siglos XIII y XIV. Todas estas huellas han cristalizado en el Castillo de Alba, que antes fue castro y ahora es monumento nacional. Hay que desplazarse hasta allí para contemplar sus maravillosos restos y, si se tiene la suerte de acudir en un día de neblina, nos parecerá que está emplazado en una isla fantástica, rodeado de árboles y agua.

En Losacino hay poco patrimonio histórico-artístico, ya que el pueblo nuevo se fundó en los años treinta del pasado siglo. La iglesia alberga el antiguo retablo barroco con la imagen de San Pelayo, su patrón. En las pedanías aún pueden verse, además de sus incomparables paisajes, edificios religiosos, varias fuentes, molinos, puentes y algunas viviendas tradicionales construidas con adobe, madera y pizarra.

Contacto