Molinos de Duero

Molinos de Duero

Información turística: 975378258

Web información turística

Los frondosos bosques del Parque Natural Sierra de Urbión marcan el paisaje pinariego de Molinos de Duero, en el valle bañado por el río Duero. Durante décadas se dedicó al aprovechamiento de la madera y a la elaboración de carros y carromatos que después emplearían arrieros, comerciantes y transportistas de lana. A finales del siglo XV, los Reyes Católicos crearon la Real Cabaña de Carreteros, acuerdo con una serie privilegios para el gremio de carreteros serranos, que se mantuvieron hasta el siglo XIX.

En la cercana localidad de Vinuesa, a solo tres kilómetros de distancia, encontramos el Museo del Bosque que profundiza en la historia y el folclore del entorno natural y sus oficios tradicionales. Del trasiego mercantil y la riqueza que generó queda constancia en la vetusta arquitectura civil de Molinos de Duero, con casonas ‘carreteras’ blasonadas de piedra y caseríos entre los que destaca el Hotel Real Posada de la Mesta y el edificio del ayuntamiento, del siglo XVIII.

Su patrimonio monumental se completa con la iglesia de San Martín de Tours, uno de los dos templos sorianos de estilo gótico con planta de cruz griega, construido en el siglo XVI.

En Molinos de Duero se celebra cada Viernes Santo su viacrucis viviente, tradición recuperada por los vecinos con gran afluencia de curiosos y turistas. Transcurre por la ribera del río Duero, marcado con 14 cruces de piedra que servían para el rezo de las estaciones de penitencia los Viernes de Cuaresma. En esta recreación, los vecinos se caracterizan como personajes del evangelio y discurren en romería desde la ermita del Santo Cristo a la plaza Mayor, en un sobrecogedor recorrido acompañado del redoble de tambores que culmina con la crucifixión -teatralizada- del vecino que interpreta a Jesús de Nazaret.