{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Quicena

El origen del reino de Aragón

Compartir

A escasos kilómetros de la capital se halla Quicena, un municipio que tuvo un papel fundamental en el avance cristiano en Aragón. En el término municipal de Quicena se alza el castillo de Montearagón, una fortaleza y abadía que fue declarada en 1931 Monumento Nacional. Junto al castillo se levantó la iglesia de Jesús Nazareno y allí fueron enterrados los primeros reyes de Aragón hasta que sus cuerpos fueron trasladados a Huesca. El complejo fue fundamental en la reconquista de los territorios en manos de los musulmanes por parte de los primeros reyes aragoneses. Una vez que se estableció como abadía los monjes siguieron controlando una gran cantidad de territorios.

En el casco urbano sobresale la iglesia de la Asunción, que ordenó construir en el siglo XVIII el abad de Montearagón. Durante la Guerra Civil sufrió severos daños pero posteriormente ha sido restaurada. Quicena también cuenta con los restos de un acueducto romano del siglo I a.C. que abastecía de agua a Huesca.

Contacto