{{title}}
{{buttonText}}

Ruente

Bendecido por una anjana

Compartir

En Ruente reside una anjana, nombre que reciben las hadas en la mitología cántabra. Concretamente, estableció su residencia en el bucólico paisaje que rodea a La Fuentona. Aquí, el hada corta el flujo del agua según su capricho. Este regalo de la naturaleza se da en contadas ocasiones, y cuando sucede el enclave se queda totalmente seco. Este suceso se ha bautizado entre los lugareños como las "secas", y pueden durar varios minutos o incluso horas. Este acontecimiento tiene un encanto especial si se divisa desde los nueve arcos que componen el precioso puente medieval del municipio.
La fiesta grande de Ruente llega el 22 de julio, cuando se celebra la Virgen de la Magdalena. La muchedumbre sale a las calles para admirar su imagen y rendir sus alabanzas. Al tono formal religioso se unen el salero de los bailes y el toque gastronómico, que da el cocido montañés.
Respecto al patrimonio artístico del pueblo, conviene recorrer el interior de la ermita de San Fructuoso, que contiene un maravilloso ejemplar de un sarcófago anterior a la llegada de los romanos, y la maravillosa residencia de los Mier, enclavada en una imponente finca.

Contacto