{{title}}
{{buttonText}}
1 /

San Cebrián de Castro

Al amparo de Castrotorafe

Compartir

San Cebrián de Castro dista de la capital zamorana 27 kilómetros por autovía. Pertenece a la Comarca de Tierra del Pan y comprende además la localidad de Fontanillas de Castro y el despoblado de Castrotorafe, ciudad y castillo medievales conocidos como 'Zamora la Vieja'. San Cebrián de Castro se sitúa en un bello paraje natural, en la orilla izquierda del río Esla. Por el término municipal pasan el Camino de Santiago, el Cordel de las Merinas y, muy cerca, la Vía de la Plata. La zona es rica en flora y fauna, lo que la convierte en destino ideal para practicar deportes de naturaleza y la caza.

Este lugar fue habitado desde el Paleolítico, como indican varios yacimientos del municipio. En Fontanillas y Castrotorafe quedan vestigios de la Edad del Bronce y también romanos, aunque el primer documento que nombra a San Cebrián es de la segunda década del siglo XII, en concreto un fuero de Alfonso VII que otorgaba el municipio a la encomienda Santiaguista de Castrotorafe. En el siglo XVIII San Cebrián cobra importancia al ser abandonado Castrotorafe. Al crearse las actuales provincias el municipio se integró en Zamora.

En las dos localidades pueden verse viviendas tradicionales, algunas de ellas blasonadas. Las iglesias de ambos lugares son dignas de visita. La de San Cebrián es del siglo XIX, edificada sobre otra renacentista, luce un escudo de la Orden de Santiago en la fachada y alberga una valiosa virgen románica policromada y un retablo del siglo XVI. El templo de Fontanillas posee varias imágenes y retablos del siglo XVIII. En las inmediaciones hay un bello puente medieval y otro contemporáneo.

La fiesta más importantes de San Cebrián es la de la Virgen del Realengo, el lunes de Pentecostés. En Fontanillas celebran la Inmaculada Concepción.

Contacto