{{title}}
{{buttonText}}
1 /

San Cebrián de Mazote

Santo de Cartago y arquitectura mozárabe

Compartir

El nombre de Cebrián deriva de San Cipriano y ambos se refieren al santo Ciprianus de Cartago, muy querido entre los mozárabes y origen de este municipio vallisoletano. Las antiquísimas piedras de la Iglesia de San Cipriano –uno de los monumentos prerrománicos mozárabes mejor conservados– cuentan la historia de los monjes que huyeron de Al Ándalus para instalarse en las tierras cristinas de Castilla. Este monumento nacional merece una visita tanto por su arquitectura, con arcos de herradura y bajorrelieves que recuerdan a Córdoba y un delicado artesonado mudéjar de madera, como por su tesoro artístico: una Asunción de alabastro realizada por el maestro Inocencio Berruguete y una virgen de la Piedad del siglo XIV. Para visitar el templo es necesario contactar previamente con el Ayuntamiento.