{{title}}
{{buttonText}}
1 /

San Martín de Valderaduey

En la estepa cerealista

Compartir

San Martín de Valderaduey se encuentra en el noreste de la provincia de Zamora, de cuya capital dista 44 kilómetros por carretera. Se ubica no lejos de las Lagunas de Villafáfila, en la Comarca de Tierra de Campos. Pertenece, junto con otros doce municipios, a la Mancomunidad del Raso de Villalpando, que explotan comunalmente, desde el siglo X, el Monte del Raso, profuso en pinares y encinares. El municipio es rico en flora y fauna, fundamentalmente en caza menor.

En el término municipal se encuentra el Área Temática de la Estepa Cerealista, una zona dotada con mesas y bancos para descansar y donde pueden verse varios paneles que explican la importancia de este medio ambiente del cultivo de cereal.

En el yacimiento megalítico del Teso del Oro se encontraron los primeros vestigios de ocupación humana. Posteriormente pasarían por aquí los vacceos, que ya cultivaban cereales. En la Edad Media, Alfonso III el Magno repobló la zona con gentes de otros lugares. Más tarde perteneció al Condestable de Castilla, incorporándose a Zamora en el siglo XVII. Durante la Guerra de la Independencia en el pueblo capturaron a unos soldados franceses y fusilaron a uno de ellos. En represalia, el general Jouniers incendió la localidad y ahorcó a 14 vecinos, que recibieron sepultura en la iglesia parroquial.

En las inmediaciones del pueblo se ven los típicos palomares de Tierra de Campos y algunas bodegas subterráneas. En materia artística destaca la iglesia, edificada en el siglo X, si bien ha sufrido diversas modificaciones. Es de una sola nave y posee una espléndida torre de estilo mudéjar. En su interior lo más valioso es la imagen del Cristo del Coro, un crucificado de estilo gótico del siglo XV, a quien dedican la fiesta grande del lugar el domingo posterior al 14 de septiembre.

Contacto