{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa Ana

Huella de Pizarro

Compartir

En la penillanura de Trujillo está Santa Ana, en cuyo término se extiende la maravillosa dehesa, poblada de encinas, alcornoques, jaras y matorrales. La localidad es escenario tanto arquitectónico como vital de la estampa tradicional de un pueblo dedicado desde antiguo a las labores del campo, como muestra el molino que, en la Dehesa Boyal, se utilizaba antaño para moler grano. Hay dos monumentos destacables: la iglesia parroquial de Santa Ana, de estilo barroco, datada en el siglo XVI y con un retablo del XVII, en cuyo interior llaman la atención sus bóvedas que descansan en arcos de medio punto, y la Casa de Pizarro, que perteneció a una las ramas de los descendientes del Conquistador. La vivienda fue construida en el siglo XVI y ha sido muy reformada desde entonces. Aunque en mal estado actualmente, conserva en piedra, sobre su puerta y su fachada, los escudos de armas de la familia.

Contacto