{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa María de la Vega

Entre el Eria y el Órbigo

Compartir

Santa María de la Vega dista de la capital zamorana 87,5 kilómetros por autovía. Pertenece a la Comarca de Benavente y los Valles y está situado entre los ríos Eria y Órbigo, en un fértil y bello paraje de gran riqueza en flora y fauna. En este lugar se pueden practicar varios deportes de naturaleza, incluyendo caza y pesca. En su territorio se alternan los cultivos tradicionales con los viñedos, que producen unos excelentes caldos, bajo la denominación de Vinos de la Tierra.

Santa María de la Vega tiene su origen en la unión de dos antiguas localidades, Redelga y Verdenosa, que corrían un grave peligro de despoblación. Por ello decidieron unirse en 1925 y formaron el municipio actual. No obstante, este territorio, durante la Edad Media, estuvo integrado en el reino de León. En la Edad Moderna formó parte del Condado de Benavente, donde permaneció hasta que, en 1833, fue incluido en la provincia de Zamora.

Además de su rico patrimonio natural, debe visitarse, en el núcleo urbano, la iglesia parroquial, que ostenta una monumental torre para albergar una gran campana. Además, hay que ver sus casas tradicionales y, en las afueras, sus típicas bodegas.

Las fiestas más importantes tienen lugar en agosto. Las Fiestas de la Asunción se celebran el día 15 y las de San Roque, el 16. A la Virgen del Carmen la honran el 24 de septiembre.